Proyecto de SCJN por etiquetados tiene afirmaciones 'erróneas”: OMS, FAO y Unicef

lunes, 6 de mayo de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Organismos internacionales y defensores de la alimentación de los niños, criticaron el proyecto de sentencia de la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel Mossa, por realizar afirmaciones “erróneas” sobre el etiquetado frontal en alimentos y bebidas. Según el proyecto, organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), no hacen ninguna distinción entre los azúcares libres o añadidos a los productos y los son intrínsecos o naturales en frutas, verduras y lácteos. “Señalando que sus impactos en salud son similares y que el etiquetado establecido en México, conocido como GDA, es entendible y útil”, puntualiza un comunicado. “El propósito de no distinguir los azúcares naturales de los azúcares añadidos es únicamente el de ocultar al consumidor cuanta azúcar ha añadido la industria de alimentos y bebidas ultraprocesados, que es la que hay que limitar en su consumo”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, organización miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria. El documento destaca que las recomendaciones de la OPS/OMS, FAO y Unicef procuran desincentivar el consumo de azúcares libres, pues no son necesarios para el consumo humano y, sobre todo, no se ha demostrado un riesgo por parte de los azúcares naturales o intrínsecos de productos naturales o sin procesar. Desde 2014, la OPS/OMS dirigió cartas, que ahora son públicas, a la Secretaría de Salud (Ssa) y a la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) señalando que no existe ninguna preocupación por la ingesta de azúcares intrínsecos y naturales, sino por el alto consumo de azúcares añadidos. Criticaron, además, que en el proyecto de sentencia de la SCJN se afirma que la OMS respalda un valor de referencia de 18% de la energía total proveniente de los azúcares, pero los organismos de Naciones Unidas niegan tal aseveración como una recomendación para combatir la obesidad y el sobrepeso, las caries dentales y varios problemas relacionados con enfermedades como la diabetes. “Este valor tiende a mal informar al consumidor, al hacerle creer que, en su ingesta diaria, el consumo recomendado de azúcares podría llegar hasta un 18%, lo cual representaría casi el doble de los recomendados”, señalaron los organismos internacionales. Respecto al etiquetado frontal existente en productos mexicanos, los organismos internacionales expusieron que éste es incomprensible porque los azúcares naturales fueron sumados a los añadidos, lo cual impide conocer la cantidad de azúcar añadida al producto por el fabricante y, por ende, rebasa el recomendado. Es un etiquetando, añadieron, que no corresponde a una política para permitir a los consumidores elegir una alimentación más saludable. En relación a las referencias de la sentencia para defender el etiquetado, en cuanto a lo que señala el Codex Alimentarios, indicaron que se trata de un documento elaborado hace diez años, cuando hay posicionamiento del 2017 y 2018, en los que distingue los azúcares naturales de los agregados, sin tener aún ninguna recomendación al respecto, ni tampoco directrices para etiquetados frontales. “De hecho, el Codex Alimentarius recomienda que las normas de etiquetado frontal implementadas en el país deben estar acordes con la realidad del mismo, independientemente de los que esté planteado como directriz voluntaria, anteponiendo siempre el interés de la salud pública ante los factores comerciales”, apuntaron.

Comentarios