Exigen etiquetado frontal responsable de alimentos

martes, 2 de julio de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) lanzó la campaña “Exijamos etiquetados claros para cuidar la salud de nuestros hijos”, con el propósito de que el etiquetado frontal de los alimentos señale una advertencia clara sobre el contenido de azúcares, grasas y sal en bebidas y alimentos ultra procesados La finalidad es enfrentar emergencias epidemiológicas sobre la obesidad y la diabetes, señaló la investigadora en salud pública de la organización El Poder del Consumidor, Paulina Magaña. “En México, la obesidad y la diabetes han alcanzado dimensiones catastróficas, que están llevando al colapso al sistema de salud pública”, añadió. Destacó que, en el año 2000, murieron 46 mil personas por diabetes. En la administración de Felipe Calderón murieron medio millón de personas por diabetes; en la de Peña Nieto esta cantidad llegó a más de 600 mil, añadió. “Sin medidas preventivas, sin impulsar las regulaciones recomendadas nacional e internacionalmente, la administración de Andrés Manuel López Obrador llegará a un número bastante superior y el sistema de salud terminará de colapsar”, agregó. La propuesta de la ASA se basa en el etiquetado frontal recomendado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas por la Infancia, el Instituto Nacional de Salud Pública y el comité de expertos académicos nacionales del etiquetado frontal de alimentos y bebidas no alcohólicas, para una mejor salud, conformado a petición de la Secretaría de Salud. “El alto consumo de alimentos ultra procesados y bebidas azucaradas, entre los mexicanos, es una de las principales causas de insuficiencias renales, de síndrome metabólico y de enfermedades cardiovasculares que ha alcanzado dimensiones de epidemia. “Estas son las principales causas de enfermedad y muerte en nuestro país. Es urgente que se alerte a los consumidores sobre la alta presencia de azúcares, grasas y sal en estos productos. Es una medida básica”, añadió la directora del Centro de Orientación Alimentaria, Julieta Ponce. “Se está generando el mayor daño entre la población más vulnerable, las poblaciones indígenas y rurales del país, donde esta situación se ha convertido en un drama”. Indicó el representante de la Red Internacional de Acción en Alimentos para Niños, Marcos Arana. Para la coordinadora de la Coalición ContraPESO, Ana Larrañaga, la evidencia internacional y esta ahí, el etiquetado frontal de advertencia desarrollado en Chile, Perú y Uruguay es la medida más efectiva para reducir el consumo de estos productos. “La única oposición, fuertemente financiada, es la de las grandes corporaciones de la comida chatarra y de las bebidas azucaradas. Son estas empresas el principal obstáculo”, añadió. “El etiquetado frontal de advertencia vela por el derecho a la información adecuada, a la salud y a la alimentación, ya que permite que las niñas, niños y adolescentes puedan seleccionar de manera libre e informada el alimento que consumen, permitiéndoles conocer lo que están eligiendo para su salud”, destacó la responsable de Legislación y Política Pública de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), María Fernanda Valdés Herrera. Por su parte, el director de El Poder del Consumidor, señaló que los funcionarios y legisladores se han comprometido a echar a andar este etiquetado de advertencia. “Es necesario que la 4T haga realidad la separación entre el poder político y el económico que ha sumido al país en estas emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes. Una separación que algunos legisladores no quieren entender”, apuntó. La campaña incluye espectaculares, anuncios en radio y en redes sociales, así como en el sitio web: www.etiquetadosclaros.org

Comentarios