AMLO 'nos pidió que estemos a la altura de las circunstancias”: senadora

jueves, 29 de agosto de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- No hubo jalón de orejas, pero sí un llamado a la unidad. En el hotel Hilton de la Alameda, en esta capital, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con diputados y senadores de Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), en medio de un intenso jaloneo entre Martí Batres y Ricardo Monreal por la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara alta. Apenas ayer, López Obrador advirtió que si Morena se echaba a perder él se iba del partido, y durante la reunión de casi dos horas, este jueves, evitó el regaño y optó por las indirectas: pidió a los asistentes que no se alejen de los principios de Morena y que antepongan “el proyecto” a diferencias o sectarismo.
“Nos pidió que estemos a la altura de las circunstancias y que no repliquemos los viejos vicios de la política tradicional”, contó la senadora Citlalli Hernández, al término del encuentro.
Los senadores escucharon atentos cuando refrendó su respeto al Poder Legislativo y les aseguró que no se meterá en temas internos, pero les reiteró que deben cuidar al Movimiento Regeneración Nacional.
“El presidente nos dijo que él iba a estar alejado de toda vida partidista, que tenía licencia como militante, porque su responsabilidad es gobernar para todos”, reveló Monreal.
El zacatecano no se despegó ni un segundo de López Obrador. Lo recibió en la entrada del hotel, a su llegada en el Jetta blanco, junto con el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, y apareció en todas las fotos flanqueando al presidente como coordinador de la bancada de los morenistas en la Cámara alta. Los senadores le dieron su mejor cara al presidente, pese a que existía el rumor de que un grupo de 15 cercanos a Martí Batres le querían entregar una carta para denunciar que hubo “trampa” en la elección interna para renovar la presidencia de la Mesa Directiva. “Aquí no se vivió nada de eso, todos estuvimos muy contentos”, dijo Mónica Fernández, candidata a la Mesa Directiva. Sin embargo, la historia cambió en la antigua casona del Senado en Xicoténcatl, donde se desarrollaría parte de su reunión plenaria. Mientras Monreal encabezaba los trabajos de la reunión con la participación de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, en el patio central de la antigua sede del Senado Batres anunció una conferencia de prensa. "La comisión ha resuelto favorablemente la impugnación que presenté. En su resolutivo la Comisión rechaza las prácticas irregulares del proceso interno del grupo parlamentario", dijo Batres, acompañado de la senadora morenista Antares Guadalupe Vázquez Alatorre, en la Sala Belisario Domínguez ubicada en el primer piso de la casona. El senador se refería a que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena le había dado la razón y, pese a que algunos de sus miembros estuvieron presentes en la votación del pasado lunes 19, en la que resultó electa Mónica Fernández, 10 días después, dijo, determinaron que era inválida porque se permitió que participaran las cinco senadoras del PES, cuando la convocatoria había sido exclusiva para el grupo parlamentario de Morena. Por lo tanto, se tenía que reponer el proceso. “He ganado la batalla de opinión, he triunfado moralmente y he demostrado que tengo la razón jurídica; sin embargo, por la razón expuesta, no participaré en un nuevo proceso interno mientras no cambien las condiciones al interior del grupo parlamentario y, además, porque mi batalla no es por un cargo como un fin en sí mismo”, aseguró Batres. Mientras el aún presidente de la Mesa Directiva del Senado cantaba su victoria a los medios de comunicación, Monreal era informado del fallo en su contra. De inmediato preparó un documento para que las y los senadores presentes refrendaran su respaldo a la candidatura de Fernández, quien todavía tiene que ser votada en el pleno del senado este sábado. El resultado: 44 senadores de 59 firmaron a favor de la tabasqueña. A las 18:30, dos horas después del anuncio de Batres y mientras exponía Román Meyer, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Monreal apareció en una conferencia de prensa cobijado por otros senadores, entre ellos la propia Fernández. El zacatecano denunció que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena había violado su derecho de audiencia, pues fue notificado de la queja en su contra el martes 27, y aunque se le habían dado cinco días hábiles para defenderse, la Comisión ya había invalidado el proceso. “(Pero) para que no quede duda sobre la legitimidad y la decisión en favor de Mónica Fernández como candidata de la Mesa Directiva, apenas hace unos minutos se firmó un documento --firmado por los 44 legisladores-- que a la letra dice: ‘Ratificamos la designación de la senadora Mónica Fernández Balboa como la candidata de nuestro partido a la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República durante el segundo año de ejercicio legislativo de la LXIV Legislatura’”, leyó. Mañana continúa la reunión plenaria de los senadores de Morena, pero el desenlace de este episodio será el sábado 31, cuando Batres tendrá que conducir el proceso de relevo en su último día como presidente de la Mesa Directiva.