Organismos internacionales piden a México regular etiquetado de alimentos ultra procesados

lunes, 30 de septiembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Representantes de las organizaciones de las Naciones Unidas (ONU), para la Alimentación y Agricultura (FAO), Panamericana de la Salud (OPS), Mundial de la Salud (OMS), y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), hicieron un llamado urgente a las autoridades mexicanas para regular el etiquetado de alimentos ultra procesados y reducir el consumo de productos altos en azúcar y grasas. Y es que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud 2012, México es uno de los países con mayor consumo de productos ultra procesados en todo mundo, y quienes más los consumen son niños, niñas y adolescentes. Según parámetros de la OPS/OMS, entre 58% y 85% de los niños, niñas y adolescentes tienen un consumo excesivo de azúcares añadidos, y entre 67% y 92% en grasas saturadas. En conferencia de prensa, el embajador de la ONU, Antonio Molpeceres, señaló que “es necesario regular el etiquetado de alimentos, que oriente de manera sencilla, rápida y efectiva la decisión de compra y evite mensajes engañosos”. Para Cristian Morales, representante de las OMS y OPS en México, el etiquetado frontal “ha permitido una disminución de 20% del consumo de productos que presentan alto contenido de grasas saturadas, azúcar y sodio”, lo que en el mediano y largo plazos –dijo-- incidirá en la disminución de las tasas de obesidad. A su vez, Lina Pohl, representante de la FAO, encendió las luces de alerta al mencionar que México vive una epidemia de sobrepeso que involucra a tres cuartas partes del país, por lo que recomendó aumentar los impuestos a los alimentos chatarra e implementar un etiquetado dirigido especialmente a los niños. Esas medidas, agregó, servirán para que México erradique el sobrepeso y la diabetes, cuyo costo para el país representa 2% del PIB. En su turno, el embajador de la Unicef México, Christian Skoog, expresó que el etiquetado nutrimental debe estar diseñado para que toda la familia lo pueda comprender, incluidos los menores. “En la medida en que niños, niñas y adolescentes estén mejor informados podrán conocer y cambiar patrones de consumo y reducir el sobrepeso y obesidad”, puntualizó. A su juicio, el bienestar de la infancia debe primar por encima de intereses comerciales e industriales. “Solamente así México podrá combatir el sobrepeso y la obesidad, y dar una oportunidad a los menores a desarrollarse plenamente”, sostuvo. (Con información de Manuel Alejandro Godínez)