'Los gritos los convierto en becas”, dice AMLO ante protesta en Anenecuilco

martes, 7 de enero de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Nada más que no se pasen mucho” y “ojalá haya respeto”, fue parte de la respuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador tras la protesta registrada ayer en  Anenecuilco, municioio de Ayala, Morelos. Atribuyó la inconformidad a la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), por haber suspendido los apoyos económicos de otros tiempos.
 “Son gritos que representan ahorros importantes. Porque si no hay esos gritos tuviéramos que resolver inconformidades con dinero… los gritos los convierto en becas… nada más que no se pasen mucho”, dijo el mandatario esbozando una sonrisa.
En su conferencia de prensa matutina, el presidente fue cuestionado sobre la protesta registrada ayer durante su visita a Ayala. Ahí expuso que se trata de líderes que están en contra de su administración porque ya no existe la misma relación que había antes entre la UNTA y el gobierno. Además, comparó la situación con lo que dijo, ocurre con algunos medios de comunicación:
“Es un poco, con todo respeto, la inconformidad en algunos medios”, dijo, durante una conferencia en la que incluyó a la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde y, al subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, para desmentir noticias del diario Reforma.
No entienden que el país cambió
“Estas son reacciones de quienes no entienden que esto ya cambió. Pero también hay que ser tolerantes y garantizar el derecho a disentir y aguantar ¿Qué puede pasar? un grito, dos gritos, tres gritos… Ojalá haya respeto, pero no vamos a cambiar, vamos a seguir igual”, advirtió. El mandatario dijo que entró caminando y salió caminando de Anenecuilco –porque el presidente “nunca puede salir por la puerta trasera”—lo que le permitió darse cuenta que los inconformes ni siquiera eran del lugar. Entonces, contó, le dijo a un hombre que se le acercó, “ya no va a haber dinero”, y aseguró que no supo hasta después que era el dirigente de la UNTA. Miembros de la UNTA protestaron ayer, durante la visita del mandatario a Anencuilco. También estaban integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala, que se han opuesto a la instalación de un termoeléctrica, un gasoducto y el propósito de desviar aguas del Valle de Cuautla como parte del Proyecto Integral Morelos (PIM), entre estos, Jorge Zapata, nieto de Emiliano Zapata. La protesta reclamó también por el asesinato de Samir Flores, dirigente social y radiodifusor comunitario asesinado en febrero en el contexto de una consulta deficiente, convocada por el mandatario, para imponer el PIM. No hubo comentario del jefe del Ejecutivo al respecto en su conferencia de esta mañana, en la que aseguró que la gente de Anenecuilco estaba contenta por su visita y apenada por la protesta que lo recibió y despidió del lugar.