AMLO: tirar bombas molotov o romper cristales no es 'de izquierda”, es 'fascistoide”

jueves, 1 de octubre de 2020 · 14:54
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - La conmemoración de los 52 años de la Masacre de Tlatelolco fue el punto de partida para que el presidente Andrés Manuel López Obrador reiterara la promesa de que en su gobierno no habrá represión y, de pasada, descalificara a las protestas con incidentes violentos. En su conferencia de prensa matutina, López Obrador aseguró que garantizaba el respeto a las libertades, el derecho a la manifestación de las ideas, pero insistió en su postura sobre la violencia en las protestas. “Ya cuando tiran bombas molotov, rompen cristales, agreden, pues eso no es tan legítimo, eso no es revolucionario y no es de izquierda. Eso es más del conservadurismo, son actitudes fascistoides”, dijo.
Debes leer: Protesta feminista “una provocación”; en toma de CNDH hay infiltrados: AMLO
El mandatario se explayó en sus referencias al Estado Mayor Presidencial y la extinción de ese cuerpo que consideró de elite, y en ocasiones más poderoso que la Secretaría de la Defensa Nacional, asegurando que decidió desaparecerlo no sólo por lo onerosos que resultaba, sino también por estar implicado en procesos represivos. En particular, se refirió a la participación del Estado Mayor en la represión al movimiento estudiantil de 1968, como uno de los factores que influyeron en su decisión. Las protestas de las últimas semanas, especialmente las del movimiento feminista, así como la del Frente Nacional Anti-AMLO (Frenaaa), han dado pie a que el mandatario retome su propia trayectoria para aconsejar cómo deben protestar. En su conferencia de prensa de este jueves, sin aludir a ningún movimiento en particular, expuso que, al venir de la oposición, fue amenazado, pero no revelaba esas amenazas para no desanimar a sus simpatizantes.
Te recomendamos: AMLO ofrece renunciar si hay una protesta de 100 mil opositores y cae en las encuestas
“Los que luchan por la justicia tienen que actuar con responsabilidad y, además, porque se quiere transformar y para poder hacerlo se necesita del pueblo, no se hace nada sin el pueblo, con el pueblo todo, sin el pueblo nada ¿Cómo se gana al pueblo? Si se actúa con extremismos, no se gana así al pueblo”. Añadió que “el pueblo” no apoya movimientos donde hay violencia y consideró que “ese es el propósito también de los infiltrados, radicalizar de tal forma un movimiento para irlo achicando, para que dé miedo”.