La UNAM pedirá al Senado la medalla Belisario Domínguez post mortem para Mario Molina

martes, 13 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) solicitará al Senado de la República otorgar la medalla Belisario Domínguez post mortem al recientemente fallecido científico mexicano Mario Molina, anunció el rector Enrique Graue Wiechers, durante un homenaje para despedir al investigador.

Durante el homenaje virtual que organizó la máxima casa de estudios, el rector comentó que pedirá otorgar la presea al Premio Nobel de Química 1995, “quien es ejemplo de esfuerzo, dedicación y constancia, del interés y compromiso por la naturaleza y por la humanidad”.

El rector afirmó que “el doctor Mario Molina es un claro ejemplo de la fuerza y vitalidad de la ciencia mexicana y de la capacidad que tiene la Universidad Nacional para formar ciudadanos íntegros y comprometidos con la ciencia y con su impacto en la globalidad”.

Te sugerimos: Mario Molina, el mexicano que predijo el adelgazamiento de la capa de ozono

Asimismo, señaló que México, la Universidad y la ciencia, han perdido a un preclaro pensador y a un científico comprometido, pero que su recuerdo será siempre un paradigma y un permanente para librar adversidades y superar momentos difíciles.

“Sus tesis, y las de sus colegas, abrieron el camino para que podamos contener la tragedia que sería acabar con nuestra biodiversidad y con las formas de convivencia humana. Su legado nos compromete a perseverar en ello”, puntualizó Graue.

Al respecto, Julia Carabias Lillo, académica de la Facultad de Ciencias y doctora Honoris causa de la UNAM, aseguró que el científico aprovechó el premio Nobel como una caja de resonancia para el bien común, “en la defensa del medio ambiente y del desarrollo sustentable”.

“Perdemos una mente lúcida, un científico comprometido, una voz sonora, precisamente en un momento en el que la emergencia climática exige de la acción acelerada y de la cooperación estrecha de las naciones”, afirmó. 

También Puedes leer.: Mario Molina supo llevar sus creencias religiosas al ámbito científico: CEM

Luis Molina, jefe de la Unidad de Electrofisiología Cardiaca de la Facultad de Medicina de la UNAM y hermano de Mario, agradeció el homenaje y comentó que el investigador “nos ha dejado en el pináculo de su vida y su carrera, muy tristes, en la orfandad de su legado, pero muy orgullosos”.

El exrector de la UNAM, José Sarukhán Kermez, resaltó que Molina intentó que los resultados de su investigación tuvieran un efecto claro y definido para el bienestar social, lo cual se debe recordar de modo permanente ya que, fundamentalmente, la ciencia que se produce en las instituciones y universidades públicas es la que se convierte en un bien social.

Mientras que el también exrector, Francisco Barnés de Castro, consideró que Mario Molina se caracterizó por su inteligencia, su gran modestia y enorme generosidad, y recordó que el investigador donó una tercera parte del estímulo económico del premio para apoyar el desarrollo de estudiantes y académicos en México y Estados Unidos.

Por su parte, Susana Magallón Puebla, directora del Instituto de Biología, expresó que Mario Molina “nos demostró que las causas del deterioro ambiental están en nuestras manos, pero también con sus acciones y su compromiso nos hizo ver que las medidas de mitigación, y las soluciones, dependen de nosotros”.