Casos de Cienfuegos y García Luna muestran la dimensión del crimen en México: Anaya

lunes, 19 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El excandidato presidencial Ricardo Anaya afirmó que la detención en Estados Unidos del general Salvador Cienfuegos y de Genaro García Luna, secretarios de la Defensa y Seguridad en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, demuestra la dimensión de la criminalidad en México, por lo que propuso una estrategia de tres puntos que prevé fortaleza policiaca y omite atender problemas sociales. En su mensaje de los lunes, como parte de su campaña política con la justificación de su libro “El presenta, pasado y futuro de México”, el panista afirmó que la militarización contra la violencia iniciada por Felipe Calderón, continuada por Enrique Peña Nieto y profundizada por Andrés Manuel López Obrador no ha funcionado. Reporte especial: Una grabación hunde a Cienfuegos “Yo creo que a estas alturas está muy claro el fracaso de la militarización iniciada en el sexenio de Felipe Calderón, continuada por Peña Nieto e increíblemente profundizada con López Obrador. Y también está claro que los abrazos, las claudicaciones, las ocurrencias y las frasecitas del presidente pues no llevan a ninguna parte”, subrayó. El candidato presidencial de los partidos Acción Nacional (PAN), Movimiento Ciudadano (MC) y de la Revolución Democrática (PRD), que quedó en segundo lugar en las elecciones de 2018, aclara en un video: “Yo no te quiero engañar, resolver el problema es complicado y lleva tiempo, pero que nadie se equivoque, no nos podemos resignar a vivir con estos niveles de violencia”. Nota relacionada: Ricardo Anaya señala “delirio de grandeza” de AMLO: “un megalómano jamás rectifica” Y tras explicar el surgimiento de los cárteles mexicanos, que de siete en 2006 pasaron a 230 en la actualidad, el panista plantea su propuesta que, según él, disminuirá la violencia, que no tiene una sola referencia a la situación social de México: “Primero: Como ya vimos la semana pasada, hay que fortalecer a las policías, las instituciones de procuración de justicia y de readaptación social”, subrayó Anaya. “Segundo: Combatir de forma efectiva la penetración de las estructuras de gobierno y de seguridad. Porque, seamos serios, ninguna de las organizaciones actuales tendría el poderío que hoy tiene, si no contara con la protección y el apoyo de funcionarios públicos corruptos y de agentes de seguridad que están coludidos. Falta ver que se comprueben las acusaciones en contra de García Luna y del general Cienfuegos, pero estos casos nos permiten entender el tamaño del problema que tenemos enfrente. “Y tercero: Mejorar nuestras capacidades de inteligencia y de investigación, para que, en lugar de seguir sólo descabezando organizaciones, con la detención del líder del cártel, lo cual muchas veces incluso provoca más violencia, desmantelemos toda la organización”. Nota relacionada: Ricardo Anaya anuncia su regreso “de lleno” a la vida pública