Nacional

Chihuahua fue irresponsable, pero se logró acuerdo con EU sobre el agua: AMLO

López Obrador afirmó que con el acuerdo alcanzado con el gobierno de Estados Unidos se pudo evitar una sanción o conflicto y hubo un buen entendimiento. Y agradeció al presidente Donald Trump por su comprensión y solidaridad.
jueves, 22 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy que el gobierno de los Estados Unidos aceptó un acuerdo para el pago de agua que México adeuda.

“Ya se logró un acuerdo. Quiero aprovechar para agradecer al gobierno de Estados Unidos por su comprensión y por su solidaridad, agradecer al presidente Donald Trump, al secretario de Estados, el señor (Mike) Pompeo porque tuvimos algunas dificultades para el cumplimiento de este acuerdo”, dijo.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario afirmó que con el acuerdo alcanzado se pudo evitar una sanción o conflicto y hubo un buen entendimiento.

México y Estados Unidos, tienen un tratado internacional de aguas fronterizas que data de 1944, tiene su origen en el Tratado Guadalupe Hidalgo, e implica trasvasar cada año un tercio de la corriente principal del Río Bravo, una cantidad que no puede ser inferior a los 432 millones de metros cúbicos anuales de agua captada en el país.

El pago de aguas de México a Estados Unidos es quinquenal y el plazo para el trasvase se vence el 24 de octubre. La mayor parte de los trasvases para alcanzar la cuota, se había liquidado pero un movimiento de agricultores (el presidente acusa, es político) que aseguran se quedarían sin agua, mantiene tomada la presa La Boquilla, en Chihuahua, lo que impidió el cumplimiento.

Al referirse a la negociación como “un buen acuerdo”, López Obrador explicó:

“Ellos entendieron la circunstancia especial de la entrega de agua, sobretodo por el conflicto en Chihuahua, la actitud poco responsable de las autoridades de Chihuahua y otros actores”.

El acuerdo fue alcanzado desde el pasado martes, después de numerosas reuniones entre el equipo del canciller Marcelo Ebrard y representantes estadunidenses, e implica la colección de pequeñas cantidades de varias presas hasta cumplir con el adeudo pendiente y evitar sanciones.

Acuerdo ventajoso para México

En su oportunidad, Ebrard consideró que el movimiento de Chihuahua pone en riesgo un acuerdo que por sus características es ventajoso para México, entre otras razones porque México obtiene cuatro veces más de lo que aporta.

Para el presidente López Obrador, el conflicto en Chihuahua es consecuencia de la actitud poco responsable del gobierno del estado, en una conferencia de prensa que destinó gran parte de las exposiciones a describir aspectos históricos del tratado de aguas, las condiciones del reparto del líquido entre los países y la ventaja para México.

Desde hace meses, el presidente López Obrador y el gobernador chihuahuense Javier Corra, han sostenido un desencuentro severo en torno al tema del agua, hasta reducir sus relaciones a un mínimo inusual entre órdenes de gobierno, pues la representación de Chihuahua fue excluida de la mesa de seguridad, y el pasado 2 de octubre, cuando el presidente visitó la entidad, no incluyó en su programa al mandatario estatal.

Se evaporó el agua

El movimiento de agricultores exige conservar el agua en presas, al afirmar que la entrega de la cuota a Estados Unidos pone en riesgo la subsistencia de su producción. La Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha realizado diversos estudios en los que concluye que no tendrán afectación, lo que ha dado lugar al presidente López Obrador para acusar intereses políticos de exgobernadores, el senador panista Gustavo Madero y el propio gobernador Corral.

Hoy, entre los aspectos destacados por la titular de la Conagua, Blanca Jímenez, destacó que mientras el movimiento de resistencia a la entrega de agua mantiene tomada la presa La Boquilla, el 89% del agua que debía pagarse se evaporó, algo que luego fue retomado por el presidente López Obrador:

“Ya no se pudo utilizar esa agua por esa actitud, por querer favorecer a un partido, un candidato, levantar este movimiento sin razón, hasta se evaporó el agua. Se hubiese permitido extraer el agua de La Boquilla, no hubiese faltado agua y no se hubiese perdido, porque se evaporó un porcentaje”.