Nacional

López Obrador rechaza el fallo de la SCJN en materia energética y prevé reforma

Ante el fallo en contra de su política eléctrica, emitido ayer por la Primera Sala de la Corte, el mandatario evitó este jueves la complejidad jurídica y condujo su posición pública a lo político.
jueves, 22 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO  (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador mostró su inconformidad frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y su decisión respecto de los alegatos que desde hace meses mantienen en tensión al sector privado, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el gabinete energético, por un intento de modificaciones de este último a la política eléctrica.

Ante el fallo en contra de su postura, emitido ayer por la Primera Sala de la Corte, el mandatario evitó hoy la complejidad jurídica y condujo su posición pública a lo político, afirmándose en recuperar el sector energético para dominio de la nación, acusando amplios beneficios para particulares y señalando al expresidente Felipe Calderón porque luego de concluir su periodo fue nombrado consejero de la trasnacional española, Iberdrola.

El enredo jurídico inició cuando la Secretaría de Energía emitió un acuerdo de “Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad del Sistema Eléctrico Nacional”, que motivó alarma en el sector privado por restringir diferentes participaciones particularmente en generación de energía solar y eólica.

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), controvirtió ese acuerdo ante la SCJN por considerar que era inconstitucional y obtuvo en junio una suspensión del ministro Luis María Aguilar que, a su vez, fue impugnada por el Ejecutivo, cuyos alegatos fueron desestimados ayer por la Corte debido a diferentes consideraciones de constitucionalidad.

En su conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador advirtió que va a persistir en los cambios, así tenga que realizar una reforma.

“Estamos en una revisión de todos estos ordenamientos legales. Se abusó mucho: el propósito era dejarle el mercado de los energéticos al sector privado, tanto nacional como extranjero. Esto implicaba menguar, acabar con Pemex y CFE. Eso era el propósito de la política económica en el periodo neoliberal y nosotros no estamos de acuerdo con eso”, expresó.

Y es que, en su alocución al respecto, López Obrador reiteró que con su administración hay un cambio en la política energética, afirmando que las empresas y los funcionarios públicos sacaban provecho del sector energético.

Fue entonces cuando mencionó el caso del expresidente Felipe Calderón y su inclusión en el consejo de Iberdrola. Para el mandatario, esa empresa (inmersa precisamente en generación de energía eólica y solar) obtuvo “contratos jugosos” y añadió que, “en el extremo del descaro” esa empresa incluyó en su consejo al expresidente.

Añadió sin especificar a quién se refería:

“Yo entiendo que con la nueva política de rescate no estén conformes, pero nosotros no vamos a ceder en este asunto porque tenemos que defender el interés público, el interés del pueblo y de la nación”.

La posición presidencial abundó en la eventual creación de una institución dedicada a defender el interés público, o bien, plantear una reforma constitucional para que prevalezca el dominio del Estado sobre los recursos naturales.

Y pese a su inconformidad, dijo que no actuará con medidas autoritarias, es decir, que acatará el fallo de la SCJN, y las iniciativas que realice se llevarán a cabo dentro del marco de la legalidad.