Nacional

Contagio de senadores no ocurrió en la sesión del martes 20: Salud

Después de la sesión del pasado martes 20, los senadores José Alberto Galarza y Verónica Delgadillo, de MC, así como Guadalupe Saldaña, de Acción Nacional, anunciaron que habían dado positivo a covid-19.
lunes, 26 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, rechazó que los contagios de covid-19 en senadores se produjera durante la sesión de más de 12 horas que se realizó el pasado martes 20 en la sede alterna del Senado de la República, en el Palacio de Xicoténcatl.

“Son diferentes personas que han expresado haberse contagiado (de SARS-CoV2). En algunos de ellos hemos podido acceder a su estudio epidemiológico y no se han encontrado elementos de que los contagios se hayan producido ese martes en la noche. No hay datos que permitan confirmar”, afirmó en la conferencia de prensa vespertina de este lunes.

Añadió: “No hay evidencia como tal, además de que muchos dieron positivo por pruebas rápidas, y pues sobre ese tema ya hablamos”.

Alomia Zegarra aseguró que la evaluación del protocolo presentado por el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Eduardo Ramírez Aguilar, para sesionar el pasado martes 20, era “congruente y correcta en relación con los lineamientos” sanitarios para este tipo de eventos en medio de la pandemia.
    
“Se hizo la revisión del protocolo y se vio que era congruente con los lineamientos que ya se tienen desde hace muchos meses publicados, para poder llevar a cabo actividades en espacios públicos cerrados. En función precisamente del tamaño, una de las características de este protocolo era que solamente el 50% de los senadores convocados estaría dentro del recinto y el otro 50% estaría en un patio exterior que fue acondicionado para efectos de que tuviera la presencia correspondiente”, indicó.

Consideró que no están todos los elementos definidos para considerar un brote en el Senado porque, en primer lugar, muchos de los legisladores se hicieron pruebas rápidas, las cuales no permiten identificar las características del tiempo de contagio.

“Una prueba rápida, de las que tenemos actualmente, que están basadas en anticuerpos, lo que detectan, precisamente, es una infección pasada. Entonces, una persona que sale positiva a una prueba rápida puede haber tenido la infección 10 días atrás, hace dos semanas, hace un mes, hace dos meses o hace tres meses que es lo que se ha medido de los anticuerpos. La mejor interpretación de la prueba rápida es que la persona tuvo covid-19 en algún momento de los últimos dos o tres meses”.

Destacó que ahora se harán pruebas PCR, pero pidió recordar que, en caso de dar positivos, la persona se debe resguardar por 14 días, y si es negativa no quiere decir que no se vaya a contagiar después.

“Es decir, si yo implemento una medida de pruebas por PCR para tratar de evitar que una persona se contagie, realmente el resultado es mínimo, no es para no contagiarse, es para saber si hay presencia o no del virus, porque no me protege ni garantiza que mañana no me pueda contagiar en algún lugar público. El mejor momento para hacerse la prueba es cuando la persona comienza a presentar signos o síntomas de la enfermedad”, abundó.

Después de la sesión del pasado martes 20, donde se votó a favor de eliminar 109 fideicomisos, los senadores José Alberto Galarza y Verónica Delgadillo, de Movimiento Ciudadano, así como Guadalupe Saldaña, de Acción Nacional, anunciaron que habían dado positivo a covid-19, y el morenista Joel Molina falleció el sábado 24 a causa del virus.

<strong>Estudio de brote</strong>

En relación con el tema de cuántos enfermos se necesita tener para considerar que existe el brote de una enfermedad en una comunidad, el funcionario explicó que su definición técnica contempla cuatro criterios: el número de personas (dos personas) que deben cumplir con los otros tres criterios: una asociación en tiempo, espacio y persona. 

“¿Qué quiere decir? Que el estudio de brote pretende identificar cuál fue la fuente del contagio, quién inició la cadena de transmisión que llevó a un brote. Por lo tanto, las personas involucradas en un brote pueden ser de dos en adelante, pero puede una persona ser considerado como brote cuando la enfermedad no se había presentado en su zona, en su comunidad o en su país, como el covid-19”, indicó.

En tiempo quiere decir que precisamente entre los contagios sucedidos en este grupo de personas debe cumplir con los criterios de los periodos de incubación, que es de hasta 14 días en cuanto a covid-19.

“Ese es el rango máximo, pero ¿cuál ha sido el rango medio observado? Lo común que se ve en las personas que enferman es entre cinco o seis días”, añadió.

El otro criterio de lugar y persona es que exista la posibilidad de que haya contagio. No basta con el hecho de residir en una calle o una colonia. El estudio de brote tiene que identificar que todas esas personas tuvieron relación o contacto y se pudieron contagiar, pues se pudieron haber contagiado en otro lado.

“Por eso, el estudio de brote tiene toda una metodología para implementar este tipo de estudio para poder precisar que sucedió un brote, y cuando se tienen todas estas asociaciones se puede identificar el lugar donde pudo haber ocurrido”, agregó.
 

Comentarios