La FGR asegura por segunda ocasión la residencia de Lozoya en Lomas de Bezares

miércoles, 7 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En cumplimiento de una sentencia judicial, la Fiscalía General de la República (FGR) volvió a asegurar la casa que el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Ricardo Lozoya Austin, adquirió en la colonia Lomas de Bezares, con presuntos sobornos del caso Agronitrogenados a un precio de 38 millones de pesos. La determinación de la FGR se dio en cumplimiento de una sentencia judicial de un tribunal que ordenó reponer el procedimiento para asegurar el inmueble localizado en la calle Ladera número 20, interior 11, dentro del fraccionamiento residencial La Retama, colonia Lomas de Bezares en la Alcaldía Miguel Hidalgo. El aseguramiento de la propiedad fue dictado por la Subprocuraduría de Delitos Federales de la FGR dentro de la carpeta de investigación FED/SEIDF/UNAI-CDMX/000289/2019.
Te recomendamos: Lozoya compra lujosa casa en Lomas de Bezares y deja su cuenta en Suiza con… ¡29 francos! 
La residencia sujeta a la medida cautelar fue adquirida por Lozoya en 2012, apenas unos días después de que el entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto, se reuniera con el accionista principal de la constructora Norberto Odebrecht, Marcelo Odebrecht, para acordar proyectos privados de infraestructura. La casa de Lozoya en Lomas de Bezares fue cateada y asegurada el 28 de mayo del 2019. La defensa de Lozoya presentó un juicio de amparo en agosto del 2019 que se resolvió un año después. La resolución dictada por el Tercer Tribunal Colegiado Penal concluyó que el primer aseguramiento no estaba fundamentado ni motivado, además de que le faltaba congruencia, por lo que resolvió revocar la resolución, pero dejando en libertad al ministerio público para que subsanara las inconsistencias.
También puedes leer: Con sobornos de Odebrecht, Lozoya compró casa de 38 mdp en Lomas de Bezares: MCCI
Tras corregir las deficiencias, la FGR volvió a dictar el aseguramiento de la residencia, argumentando que se trata de un bien objeto del delito, derivado de una operación de lavado de dinero. Sin embargo, el Juzgado Octavo de Distrito en Amparo Penal deberá analizar las razones y argumentos del nuevo aseguramiento para ver si cumplió con las órdenes del fallo judicial, por lo que no se trata de una resolución firme.