Moderna sufre para hallar voluntarios que quieran probar su vacuna

miércoles, 7 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La farmacéutica Moderna, una de las empresas abocadas a producir una vacuna contra el covid-19, se topó con dificultades para reclutar voluntarios negros, latinos y nativos americanos para el ensayo de su potencial fármaco. De acuerdo con la agencia Reuters, los contratistas privados a los que recurrió Moderna enfrentaron problemas para reclutar a voluntarios de esos grupos étnicos, por lo que, para compensar el déficit, Moderna postergó su ensayo de fase final e instruyó a los centros de investigación a que se centraran en aumentar la participación de minorías, dijo la firma.
Nota relacionada:
Moderna hace públicos los protocolos de su vacuna contra covid-19 Ante tal inconveniente, la farmacéutica tuvo que echar mano de voluntarios blancos, pese a que el ritmo de contagios del nuevo coronavirus entre los negros de Estados Unidos es casi tres veces mayor que entre los estadunidenses blancos. Las comunidades de color tienen una gran presencia entre los trabajadores sanitarios y los grupos de población de alto riesgo de complicaciones por covid-19, lo que las sitúa entre las primeras en ser destinatarias de la futura vacuna, señalaron los expertos. El doctor Paul Evans, presidente ejecutivo de Velocity Clinical Research, cuya empresa fue contratada para probar la vacuna en cinco localidades, dijo que el esfuerzo para captar voluntarios de diversos orígenes étnicos es “notoriamente difícil” en cualquier ensayo clínico. “Si hay un problema con el reclutamiento de minorías, que lo hay, no se puede solucionar de la noche a la mañana”, justificó. Los estadunidenses negros representaron sólo alrededor del 7% de los participantes en el ensayo hasta el 17 de septiembre. La cifra debería estar más cerca del 13% para reflejar la población real de Estados Unidos. Durante las últimas dos semanas de septiembre, Moderna dijo que aumentó la proporción de voluntarios negros, pero rechazó dar detalles. El aumento de la participación en los ensayos podría ayudar a reducir la desconfianza entre las comunidades de color y la industria farmacéutica tras años de infrarrepresentación en la investigación farmacológica, atrocidades en experimentos médicos sin consentimiento y desigualdades socioeconómicas y de acceso a los servicios sanitarios, dicen expertos en vacunas y autoridades sanitarias.

Comentarios