El mandato de la ONU que ordena liberar a Brenda Quevedo, involucrada en el caso Wallace

viernes, 9 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Desde que Brenda Quevedo Cruz fue detenida en 2007 por el secuestro de Hugo Alberto Wallace Miranda fue víctima de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, por lo que el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria (GTDA) de la ONU pidió el jueves su liberación inmediata. Este organismo internacional solicitó que Quevedo Cruz sea puesta en libertad en un plazo no mayor a seis meses, a partir del 28 de septiembre, fecha en la que lanzó la recomendación. La madre de Hugo, Isabel Miranda de Wallace, quien se dice activista antisecuestro y estuvo muy activa en el sexenio de Felipe Calderón, consideró que la opinión de la ONU en este asunto es “sesgada y unilateral”.
Te recomendamos: Caso Wallace: Crónica de un caso de “demagogia punitiva”
Sin embargo, en la conferencia mañanera de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se cumplirá con la petición de la ONU porque el Estado debe acatar las recomendaciones de organismos internacionales. La carta está está dirigida al titular de la unidad contra la tortura del Instituto Federal de Defensoría Pública (IDFP), Salvador Leyva Morelos Zaragoza, sobre el caso 45/2020 adoptado el 25 de agosto de este año y la firma la secretaria del GTDA, Lucie Viersma.
Puedes leer: Lo sórdido del caso Wallace
“Las violaciones al derecho a un juicio justo son de tal gravedad que otorgan a la detención de Quevedo Cruz un carácter arbitrario”, señaló el GDTA y resaltó que la mujer lleva 15 años de proceso judicial sin que se emita una sentencia en su contra, pues su caso data de 2005. “El Grupo de Trabajo considera que, teniendo en cuenta todas las circunstacias del caso, el remedio adecuado sería la liberación inmediata de Quevedo Cruz y otorgarle el derecho exigible a una indemnización y otras reparaciones, de conformidad con el derecho internacional”, consideró. Además, pidió al gobierno mexicano que garantice una investigación completa e independiente sobre las circunstancias que llevaron a la privación arbitraria de la libertad de Quevedo Cruz, incluidas las denuncias de tortura y tomar medidas contra los responsables de las violaciones a sus garantías individuales.
Decisión sesgada y unilateral: Wallace
Al respecto, la presidenta de la organización “Alto al Secuestro”, Isabel Miranda de Wallace, además de que consideró la opinión del GDTA como “sesgada y unilateral”, dijo que el Estado no respondió a tiempo la petición de información por lo cual solo consideró los argumentos de Quevedo Cruz y su defensa. “Según la opinión del Estado mexicano no respondió a tiempo la petición de información que realizó el Grupo de Trabajo, lo cual tiene como resultado que además de incurrir en una negligencia que va en contra de los derechos de la víctima, ya que me dejan en total estado de indefensión. “La opinión emitida únicamente considera lo dicho por la procesada Brenda Quevedo Cruz y su defensa, lo que la convierte en una opinión sesgada y unilateral, es decir, no se toman en cuenta todos los argumentos presentados por el Estado mexicano para desvirtuar lo dicho por la procesada”, indicó en un comunicado.
La detención de Brenda Quevedo
En 2007, Brenda Quevedo Cruz fue detenida en Estados Unidos, tras dos años de haber sido acusada por el secuestro de Hugo Alberto Wallace Miranda. Durante dos años se tramitó su extradición. La procesada contó con un defensor particular y agotó todos los recursos para no ser enjuiciada en México. Sin embargo, un juez de Estados Unidos encontró causa probable. Por lo tanto, “se acredita plenamente que no hubo ninguna violación jurídica ni de derechos humanos”, según Miranda de Wallace. Quevedo Cruz ha ofrecido pruebas en el caso en su contra y ha presentado casi 80 recursos legales para conseguir su libertad, sin éxito.

Comentarios