Nacional

AMLO y Ebrard confían en pronta extradición de Alonso Ancira

El canciller Marcelo Ebrard explicó que la extradición de Alonso Ancira se conseguirá una vez que se resuelvan diferentes procesos en curso, pero por ahora, ya no puede acogerse al refugio como perseguido político.
martes, 17 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La extradición del empresario Alonso Ancira Elizondo, se conseguirá una vez que se resuelvan diferentes procesos en curso, pero por ahora, ya no puede acogerse al refugio como perseguido político explicó hoy el canciller Marcelo Ebrard Casaubón.

Ancira Elizondo, quien es presidente de Altos Hornos de México y el Grupo Acerero del Norte, enfrenta una serie de cargos asociados con la venta de Agronitrogenados, una empresa dedicada a la producción de fertilizantes adquirida presuntamente a sobreprecio como parte de acuerdos corruptos entre el magnate acerero y el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El empresario se encuentra en España donde enfrenta el proceso de extradición en libertad, fue rechazado por la Audiencia Nacional, el órgano de justicia española, como perseguido político, un estatus que procuraba evitar la extradición y obtener algunos beneficios frente a los procesos abiertos en su contra.

En días pasados, Ancira concedió una entrevista a Carlos Loret de Mola, en la que, dijo, su error fue no haber aportado recursos a la campaña de Andrés Manuel López Obrador en 2018, una aseveración que fue planteada al hoy presidente, en su conferencia de prensa de este martes.

 “Él fue muy bien atendido durante mucho tiempo, desde la época de Salinas de Gortari”, dijo el mandatario quien lo señaló como simpatizante del “PRIAN”.

El asunto dio pie a que el presidente López Obrador hiciera un recuento de la privatización de Agronitrogeados que fue asignada a la familia de Rogelio Montemayor Seguy, exgobernador de Coahuila y exdirector de Pemex, que a su vez la vendió a Alonso Ancira. A principios de siglo, la empresa cerró por ser incosteable, quedó deteriorada hasta convertirse en chatarra y luego, fue adquirida por Pemex en el sexenio de Peña Nieto, como parte de una operación que, el extitular de la petrolera, Emilio Lozoya Austin, acusa, fue ordenada personalmente por el entonces mandatario.

En la versión del presidente López Obrador –quien ha señalado el caso desde su campaña—el sobreprecio ronda los 200 millones de dólares.

Ancira mantiene una serie de litigios, juicios de amparo y apelaciones, entre los que ya obtuvo una declaratoria de prescripción. Sin embargo, los delitos que se le imputan fueron ampliados en semanas recientes y la justicia española ha considerado que no es materia de persecución política sino de delitos que en efecto son perseguibles.