Nacional

AMLO niega infiltración en el Frena: se dividieron, "no se desanimen", les dice

“Se quedaron ahí miembros porque se dividieron. Y ahora dice el señor (Gilberto) Lozano que los que se quedaron son de nosotros. ¡no, no! Son de ellos mismos porque no se pusieron de acuerdo", aseveró López Obrador
martes, 17 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Frente Nacional Anti AMLO (Frena), no será desalojado y, quienes se han quedado en el Zócalo capitalino, acampando, no son simpatizantes de su gobierno, reaccionó hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador a las acusaciones de infiltración que hizo Gilberto Lozano, el vocero del movimiento.

El asunto fue abordado hoy, durante la conferencia de prensa presidencial, tras el anuncio de retiro del Zócalo que inició el pasado fin de semana y, ante la permanencia de un grupo que se mantiene acampando.

“Ahora, aquí tenemos un diferendo con los de Frena: los directivos, no los patrocinadores –porque además de directivos hay patrocinados—dicen que ya levantaron el plantón y van a seguir luchando y eso está muy bien, que no se desanimen, que sigan adelante”.

El mandatario aseguró que el Frena se dividió, aunque el vocero del movimiento lo acusa de tener simpatizantes lobrezobradoristas ocupando la Plaza de la Constitución.

“Se quedaron ahí miembros porque se dividieron. Y ahora dice el señor (Gilberto) Lozano que los que se quedaron son de nosotros. ¡no, no! Son de ellos mismos porque no se pusieron de acuerdo y se quedaron ahí, porque es muy difícil levantar un movimiento, más cuando no hay una causa justa… entonces ellos tienen que hacerse cargo y resolver”.

En un señalamiento más a los dueños de los diarios, Reforma y El Universal, Alejandro Junco y Juan Francisco Ealy Ortiz, respectivamente, expresó que no se fueron a quedar al campamento.

López Obrador añadió que es mentira que se les esté desalojando:

“Ellos son los que tienen que decidir, ha quedado de manifiesto que no se vinieron a dormir ahí los dirigentes, nunca había habido tantas casas de campaña sin ser ocupadas, se quedaban 30 o 40 y hay como 200 o 300 casas”.

El titular del Poder Ejecutivo, aseguró que no molestará a nadie y que garantizará la libertad de manifestación como ha venido diciendo, aunque esta vez, en respuesta al señalamiento de acoso que Frena les atribuye a sus simpatizantes.

El campamento de Frena arribó al centro histórico de la Ciudad de México el 23 de septiembre, con el objetivo de conseguir la renuncia de López Obrador el último de noviembre para lo cual instalaron un polémico campamento que, oficialmente, quedó levantado el fin de semana, aunque han quedado tiendas de acampar en el Zócalo.