Nacional

Poder Judicial debe recuperar confianza de la sociedad en justicia laboral: Zaldívar

Zaldívar Lelo de Larrea agregó que la sociedad mexicana requería de manera urgente “una justicia laboral expedita, imparcial y profesionalizada, que brinde certeza y seguridad jurídica tanto a trabajadores como a empleadores.
miércoles, 18 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Poder Judicial de la Federación (PJF) tiene el reto de contribuir a que la sociedad recupere la confianza social en la justicia laboral y a consolidar el Estado de Derecho para empleadores y trabajadores, ya que sólo así se puede crear un clima de confianza ante los inversionistas, afirmó el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea .

En el marco de la ceremonia para arrancar la Primera Etapa de Implementación de un Nuevo Modelo Laboral, Zaldívar Lelo de Larrea agregó que la sociedad mexicana requería de manera urgente “una justicia laboral expedita, imparcial y profesionalizada, que brinde certeza y seguridad jurídica tanto a trabajadores como a empleadores, y que genere un clima de confianza que sea propicio para las inversiones, necesarias para el desarrollo de nuestro país”. 

En presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, de un representante del Poder Legislativo y de miembros del gabinete en la materia, Zaldívar Lelo de Larrea destacó que ante el añejo sistema de justicia laboral que tenía México - con la existencia de Juntas de Conciliación y Arbitraje que dependían de los gobiernos a nivel estatal y federal, particularmente de las Secretarías de Trabajo - los jueces federales tienen por delante la tarea y obligación “de hacer efectivo el acceso a la justicia laboral”.

“(Estamos) ante un anhelo añejo y una demanda social inaplazable. Una justicia laboral con rostro humano, que asuma sin ambages su papel constitucional en la consecución de una mayor justicia social para las y los trabajadores”, reconoció Zaldívar.

La implementación de juzgados y tribunales laborales autónomos de los Poderes Ejecutivos es una de las obligaciones que adquirió el gobierno de López Obrador en el marco del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos de América y Canadá (T-MEC) para que siga funcionando una zona de libre comercio en la región, por lo que se acordó sustituir las Juntas Laborales dependientes de los Poderes Ejecutivo por Juzgados y Tribunales que dependan del Poder Judicial.

“El día de hoy inicia la primera etapa de implementación de la Reforma al Sistema de Justicia Laboral y Negociación Colectiva: una reforma histórica que, en su vertiente de impartición de justicia, marca la transición a un modelo de resolución de disputas laborales en sede jurisdiccional, en el que, por primera vez, jueces y juezas independientes e imparciales serán los encargados de adjudicar los derechos de las partes, desde una perspectiva normativa-constitucional”, explicó Zaldívar.

Apenas el día de ayer, el ministro presidente de la Corte tomó protesta a los primeros 45 jueces de Distrito especializados en materia de trabajo que comenzarán a operar los nuevos juzgados laborales, los cuales fueron seleccionados mediante un concurso en el que se previó la paridad de género entre profesionales hombres y mujeres, situación que Zaldívar también destacó en la ceremonia de arranque.

“La integración paritaria de los tribunales laborales reflejará de mejor manera la composición de nuestra sociedad, y dará igual oportunidad a hombres y mujeres de contribuir con sus habilidades a la consolidación de esta nueva rama de la justicia, removiendo así las barreras que por mucho tiempo han impedido a las mujeres participar en todos los ámbitos de la vida pública y en los espacios de toma de decisiones. La paridad aportará una visión más completa y equilibrada al desarrollo de la jurisprudencia laboral y fomentará ambientes laborales y de atención al público libres de sexismo y de violencia de género”, enfatizó.

Por último, el titular del PJF confió en que la nueva justicia laboral permitirá a los trabajadores tener derechos laborales plenamente exigibles con juicios más justos y el desarrollo de “una doctrina jurisprudencial sólida, consistente y coherente” para brindar seguridad jurídica a patrones y empleados en el ámbito de las relaciones laborales.

“Justicia social y Estado de Derecho deben ser los pilares de la justicia laboral; deben orientar el desarrollo jurisprudencial y ser la base de un nuevo modelo de relaciones laborales, en el que estén garantizados los derechos de todas las partes”, concluyó.

Comentarios