Nacional

Hay "patrón global de impunidad" en crímenes contra periodistas: expertas de la ONU

Las expertas recomendaron conducir las investigaciones bajo la premisa de que los delitos contra periodistas están relacionados con el trabajo periodístico.
lunes, 2 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las relatoras especiales de Naciones Unidas  sobre Ejecuciones Extrajudiciales  y de Libertad de Expresión, Agnes Callamard e Irene Khan, alertaron sobre la existencia de un “patrón global de impunidad y encubrimiento” en los crímenes contra periodistas.

Desde la sede de Naciones Unidas, en Ginebra, ambas relatoras emitieron un pronunciamiento en el contexto del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

“Los ataques contra periodistas tienen un solo objetivo: silenciarlos”, y cuando los gobiernos no llevan ante la justicia a los responsables de dichos ataques, “están quienes se atreven a reportar y silencian a otros a través del miedo”, puntualizaron.

Las expertas llamaron a la creación de un mecanismo de Naciones Unidas conformado por expertos independientes para colaborar con los Estados al esclarecimiento de los crímenes de periodistas.

Al hacer un recuento de casos de homicidios de reporteros en el mundo, puntualizaron que cada año “cientos de periodistas son atacados por su trabajo de investigación y reporteo”, además de que muchos otros “son acosados, amenazados, secuestrados, torturados, encarcelados y procesados judicialmente por exponer la corrupción y el crimen organizado, por informar sobre protestas y por hablar con la verdad respecto al poder”.

Y, tras resaltar que algunos periodistas son desaparecidos o asesinados, destacaron: “Los perpetradores de estos crímenes rara vez rinden cuentas”.

La situación se agrava en el caso de las mujeres, quienes “enfrentan mayores riesgos de violencia sexual y violencia basada en género, incluyendo violaciones, agresiones sexuales y acoso en línea y fuera de ella, así como intimidaciones y amenazas contra ella o sus familiares”.

Las expertas de la ONU recordaron a los Estados miembros su obligación de “conducir (investigaciones) prontas, imparciales, de fondo, independiente y efectivas en todos los casos de crímenes contra periodistas”.

Asimismo, recomendaron conducir las investigaciones bajo la premisa de que los delitos contra periodistas están relacionados con el trabajo periodístico, a menos que se compruebe lo contrario, de tal manera que las indagatorias “deben buscar identificar y procesar a todos aquellos responsables: los que jalan el gatillo y los autores intelectuales, los perpetradores y los instigadores, así como aquellos que hayan conspirado por cometer, ayudar, instigar o encubrir dichos crímenes”.

Entre los casos de periodistas asesinados que no han sido llevados ante la justicia, las relatoras mencionaron a los franceses Chislaine Dupont y Claude Verlon, ejecutados hace siete años en Mali; el saudí Jamal Khashoggi, y Daphne Caruana Galizia, asesinada en Malta hace dos años.

Al reconocer que hay muchos otros casos no mencionados, pero que comparten el mismo “patrón global de impunidad y encubrimiento”, consideraron que la falta de investigación o procesamiento de los crímenes contra periodistas “alimenta un ciclo recurrente de violencia, viola el derecho a la seguridad física, la libertad de opinión y de expresión y socava la independencia de los medios como un pilar esencial de toda sociedad democrática”.

Apuntaron que cuando los esfuerzos nacionales para atender la impunidad en los crímenes contra periodistas están ausentes o son inadecuados, un enfoque internacional debe ser adoptado.

En tal sentido, llamaron a los Estados a establecer un mecanismo permanente de investigación por parte de las Naciones Unidas, en el que participen expertos internacionales, incluidos aquellos que forman parte de Procedimientos Especiales y de los Órganos de Tratados, con atribuciones “para asistir en las investigaciones iniciadas por los Estados, buscar información e investigar los crímenes contra periodistas, identificar caminos para la justicia en los niveles nacional, regional e internacional”.

Un mecanismo de esas características, subrayaron, podría “facilitar procedimientos judiciales independientes, e identificar y apoyar medidas, incluyendo políticas y diplomáticas, para poner fin a la impunidad, prevenir la violencia contra periodistas y promover medidas para incrementar su seguridad”.

Las relatoras especiales alentaron a los gobiernos a imponer las “sanciones Khashoggi”, que son individuales en contra de quienes resulten responsables por la autoría intelectual de los “actos de violencia contra periodistas, por amenazar periodistas con violencia o por prevenir una investigación efectiva de los asesinatos”.

Consideraron que “las medidas preventivas, incluyendo mecanismos de alerta temprana y respuesta rápida ante las amenazas contra periodistas, deberían ser fortalecidas”. Se trata de medidas en las que los Procedimientos Especiales podrían contribuir con “experiencia, independencia y redes de trabajo con diversas contrapartes”.

De igual manera, alertaron que en momentos en que periodistas contribuyen a “dar luz sobre las respuestas ante la pandemia por covid-19”, es urgente que los gobiernos y la ONU actúen para “poner fin a la impunidad de los crímenes” contra ese sector.