Nacional

La carrera militar "no admite desviaciones": Luis Cresencio Sandoval

En la conmemoración del 110 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, el titular de la Sedena aseguró que los integrantes del Ejército carecen de pretensiones políticas o de cualquier otro tipo
viernes, 20 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval González, advirtió que la carrera militar de cualquier integrante de las fuerzas armadas “no admite desviaciones de ningún tipo”, por lo que cada elemento del Ejército y Fuerza Aérea forma su propio destino en las filas de la institución.

Durante la ceremonia conmemorativa por el 110 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario agregó que los militares mexicanos no buscan el poder ni tampoco el protagonismo.

“El camino que se recorre en la carrera militar es recto y no admite desviaciones de ningún tipo, cada uno con su correcto actuar se va formando su propio destino”, sentenció.

En uno de los discursos más esperados del actual titular de Sedena, debido a la detención en Estados Unidos del exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, y su posterior repatriación a México, Sandoval González afirmó que la esencia de las Fuerzas Armadas es servir al país sin protagonismos.

Añadió que sus integrantes carecen de pretensiones políticas o de cualquier otro tipo, a diferencia del Ejército que estuvo al servicio de Porfirio Díaz hasta el estallido de la Revolución, permeado por la ideología y los intereses de la clase dominante.

“Es evidente que no anhelamos ningún poder, porque nuestra razón de ser está alejada de pretensiones políticas o de otro tipo. Es evidente que no anhelamos ningún poder, porque el poder Supremo de la Federación se divide en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, perfectamente definidos en nuestra Carta Magna”.

El general Luis Cresencio Sandoval dijo que los mandos castrenses “no anhelan ningún tipo de poder” y que los nombramientos dentro de las Fuerzas Armadas dependen de forma directa del Poder Ejecutivo, por lo que existe subordinación y lealtad del Ejército hacia los presidentes en turno.

“Es evidente que no anhelamos ningún poder, porque dependemos del Ejecutivo, a cuya autoridad nos subordinamos por ley y por la decisión democrática del pueblo de México, pero sobre todo por convicción”, explicó.

En este marco, el titular de Sedena también defendió la participación del Ejército Mexicano en apoyo al gobierno federal para la entrega de programas sociales y para la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, ya que eso no le impide prestar labores de auxilio a la población civil ni resguardar la seguridad nacional.

“Al cumplir esta misión, jamás dejamos de lado las otras cuatro, por lo que conjuntamente Ejército, Armada y Fuerza Aérea defendemos la integridad, independencia y soberanía de la nación con una cobertura militar y naval permanente en todo el territorio nacional. Garantizamos la seguridad interior de diversas acciones que permiten la estabilidad institucional y la preservación del orden constitucional del país”, señaló.

Por último, el titular de Sedena destacó el espíritu de cuerpo de las Fuerzas Armadas en situaciones difíciles, así como la unidad militar y las designaciones de nuevos mandos “al margen de amistades, prebendas o favoritismos”.

“Sigamos pues unidos siempre en el espíritu de cuerpo, que ha sido factor fundamental en nuestro instituto armado. Un espíritu de cuerpo que no permite confrontación entre compañeros, porque es sinónimo de empatía y solidaridad en el trabajo conjunto que realizan todos los integrantes de las fuerzas armadas y de la Guardia Nacional”, concluyó.