Covid 19

López-Gatell niega que haya acuerdo con Sheinbaum para mantener el semáforo naranja en la CDMX

"El semáforo epidemiológico no está sujeto a negociaciones", reiteró el subsecretario, al recordar que el manejo de la epidemia no sólo es médico, sino social.
viernes, 20 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, rechazó que exista algún acuerdo con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para estar al límite del semáforo epidemiológico y evitar que pase a color rojo porque eso implicaría el cierre de actividades económicas por covid-19.

“La respuesta es no. El semáforo de riesgo covid-19 es un instrumento objetivo de estimación del riesgo. Es un instrumento de medición o de evaluación del riesgo que no debe ser alterado porque pierde la capacidad de identificar el fenómeno que uno quiere detectar”, dijo en la conferencia de prensa vespertina sobre la pandemia en México.

En ese caso, es el instrumento para medir el riesgo poblacional de tener contagios por covid-19 o de que se propague o extienda en términos numéricos la magnitud de la epidemia de covid-19.

“Con el semáforo, hay una sola metodología y es de común acuerdo con las 32 autoridades estatales de salud cuando se amplió a diez indicadores y a partir del semáforo las autoridades sanitarias de los estados pueden tomar decisiones. En esas decisiones es muy importante que identifiquen el balance más conveniente entre el propósito directo de proteger la salud al evitar los contagios y el bienestar social y de la economía”, comentó.

En la conferencia de este viernes, la Ciudad de México apareció destacada como una de las seis entidades que, a pesar de estar en naranja, tienen un alto riesgo de pasar a rojo.

Esta es una discusión a nivel global sobre las consecuencias del confinamiento en la economía.

“Los dos elementos son importantes y los dos son de interés público. No debe quedar ninguna confusión al respecto. Proteger la economía no es proteger el dinero de las personas ricas, es proteger a todas las personas que vivimos en el planeta porque dependemos del desarrollo económico de la generación de riqueza”, añadió.

Ciertamente, agregó, en países con inmensa desigualdad social como el caso de México, la distribución de la riqueza es muy disímil porque se tiene a pocas personas o familias que son notoriamente ricas y una enorme mayoría, concretamente la mitad de la población, en condiciones de pobreza.

“En este grupo de personas que están en condiciones de pobreza hay que agregarle otras personas que no están en condiciones de pobreza pero que viven al día porque no están en un salario fijo en una empresa privada o en la nómina de una institución pública o no tienen un contrato prolongado. ¡Viven al día! Todos los días venden un servicio”, estableció

Esta población es el centro principal de la atención del gobierno de México, aseguró. No son los únicos y no quiere decir que el resto de la población no importe, aclaró, pero consideró que estas personas tienen la mayor fragilidad en términos económicos y sociales.

“Si hacemos un confinamiento demasiado estricto, demasiado prolongado, estas personas son las primeras que van a sufrir”, admitió y recordó que el manejo de la epidemia no sólo es médico, sino social y como tal conecta con otros aspectos, por lo que, reiteró, “el semáforo no está sujeto a negociaciones”.

Corresponde, añadió, a la autoridad sanitaria estatal tomar las decisiones más convenientes para balancear la movilidad social que ayude a reactivar o conservar la economía y la inmovilidad social que ayude a reducir los contagios.

En otro asunto y de nueva cuenta, López-Gatell se refirió a la información propagada por un “segmento social que se ha estado negando a la realidad y ha estado utilizando su negación como una manera de polarizar”, respecto a los supuestos vaticinios científicos sobre el fin de la pandemia.

“Las predicciones científicas no son una promesa, esto no es política, no es una promesa de campaña, que uno diga, te prometo que tal fecha se acaba la epidemia. No. Son escenarios donde uno se puede anticipar a la realidad dependiendo de lo que ocurra puede no concretarse”, apuntó.

Lo trajo a colación, comentó, porque algunos medios de comunicación estuvieron remachando sobre la cifra de los 100 mil muertos y sacaron escenarios catastróficos, donde lo culparon que no se cumplieron sus predicciones, cuando éstas se cumplirán si se dan las condiciones que dieron lugar a las mismas.

Más de

Comentarios