Nacional

IPN ofrece disculpa pública por el feminicidio de la alumna María de Jesús Jaimes Zamudio

El feminicidio de María de Jesús Jaimes Zamudio ocurrió el 15 de enero de 2016 en la colonia Ticomán, alcaldía Gustavo A. Madero.
jueves, 26 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto Politécnico Nacional (IPN) ofreció una disculpa pública por el feminicidio de María de Jesús Jaimes Zamudio, estudiante de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA), Unidad Ticomán.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la directora de la Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género, Araceli García Rico, y la defensora de los Derechos Politécnicos, Yadira Paloma Zugarazo Ramírez, presentaron sus disculpas a Yesenia Zamudio Solórzano, madre de María de Jesús e integrante del Frente Nacional “Ni una Menos”.

En el evento, realizado en el Museo de Memoria y Tolerancia, autoridades del gobierno federal, de la Ciudad de México y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), también se disculparon con Yesenia Zamudio por el feminicidio de su hija, ocurrido el 15 de enero de 2016 en la colonia Ticomán, alcaldía Gustavo A. Madero.

Al tomar la palabra, Yesenia Zamudio se solidarizó con todos los padres y madres que viven el asesinato, feminicidio, secuestro o desaparición de sus hijas e hijos, y exigió justicia “para que ninguna madre o padre más viva esta terrible situación”.

En su oportunidad, García Rico resaltó el esfuerzo de las instituciones de Educación Superior para atender la violencia de género a través del Protocolo para la Prevención, Detección, Atención y Sanción de la Violencia de Género, el Acosómetro, el Decálogo de Conducta para Prevenir el Acoso y la Violencia de Género, y la coordinación institucional del IPN.

Por su parte, Zugarazo Ramírez explicó que el IPN trabaja en adecuar su normatividad para orientarla hacia una perspectiva de género y de respeto a los derechos humanos.

Violencia de género en la UNAM

Un día antes, Guadalupe Barrena Nájera, titular de la Defensoría de los Derechos Universitarios, Igualdad y Atención de la Violencia de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó que esa casa de estudios mantiene abierta la puerta de acceso a la justicia universitaria, en especial para las mujeres.

Durante la charla “Qué hace la Defensoría de los Derechos Universitarios, Igualdad y Atención de la Violencia de Género”, Barrena Nájera resaltó que el principio más importante que debe privar en la actividad universitaria es la igualdad, el acceso a la vida universitaria sin discriminación por ninguna causa y, sobre todo, el respeto entre universitarias y universitarios. 

Explicó que la Defensoría atendió en los últimos cuatro meses aproximadamente a 350 personas que han sufrido violencia de género dentro de la UNAM. “Nuestro objetivo es que las personas que viven esta situación puedan tomar decisiones sobre qué quieren hacer respecto a su problema. Nos damos cuenta que entre solicitar el servicio y presentar el papeleo es complejo, por lo que la gente necesita tiempo e información para tomar decisiones”, abundó.  

En tanto, alumnas y académicas de la Facultad de Ingeniería, coincidieron en que el principal reto para erradicar la violencia contra la mujer es hacer visible el problema, ya que la omisión, silenciamiento o discriminación de su labor están normalizadas.  

Durante la mesa de diálogo “Grupos contra la violencia de género dentro de la FI”, Diana Paulina Pérez Palacios, de la Comisión Interna de Igualdad de Género, comentó que la Facultad vive un ambiente muy masculinizado que está acostumbrado a no percibir este tipo de comportamientos y actitudes, por lo que la Comisión de reciente creación trabajará para hacerlo más visible.

Jaquelina López Barrientos, del Grupo Académico por la Equidad de Género de la FI, destacó que se debe dejar de minimizar las acciones violentas, aprender a no tolerarlas y denunciar.  

De su lado, “Ere”, integrante del colectivo Mujeres Organizadas de la Facultad de Ingeniería (Mofin), consideró que la instalación de “tendederos de denuncia” ofrece un primer vistazo al problema, ya que les ha permitido identificar más de 200 denuncias en 15 meses, por conductas violentas que van desde humillaciones, acoso sexual, devaluación del trabajo, discriminación por sexo, intimidación y represalias, ejercidas en su mayoría por profesores y alumnos. 

Comentarios