Oaxaca

Defensoría integró 58 quejas en 5 años por violaciones a los derechos humanos en Oaxaca

Las quejas fueron dirigidas principalmente contra la Fiscalía, la Secretaría de Seguridad Pública y las autoridades municipales
jueves, 10 de diciembre de 2020

OAXACA, Oax. (apro).- En los últimos cinco años la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) ha integrado 58 expedientes de queja por detenciones arbitrarias, amenazas y hostigamientos y agresiones físicas.

Bernardo Rodríguez Alamilla, titular del organismo, dijo que las autoridades más inculpadas en esas violaciones a los derechos humanos son la Fiscalía General de Justicia del Estado, con 44% de las quejas; la Secretaría de Seguridad Pública, con 30%, y autoridades de los distintos ayuntamientos, con 22%.

Detalló que las faltas denunciadas más recurrentes durante este periodo fueron amenazas y hostigamientos (18%), así como detenciones arbitrarias (32%), además de las quejas por negativa a cumplir medidas cautelares o por agresiones físicas.

Un señalamiento recurrente identificado por la Defensoría, abundó, es la negativa de acceso al derecho a la justicia: dilación en las carpetas de investigación respecto a las agresiones de las que personas defensoras de derechos humanos han sido objeto, y rechazo a iniciar procesos de investigación o la obstaculización de las investigaciones.

Por tal razón, el defensor Rodríguez Alamilla urgió a los tres niveles de gobierno a generar un ambiente propicio y seguro para personas defensoras de derechos humanos en el estado de Oaxaca.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, el organismo autónomo sostuvo que debe garantizarse el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de las personas defensoras de derechos humanos, porque sin su trabajo es imposible construir una sociedad igualitaria, participativa e incluyente.

Por ello, demandó a las autoridades sancionar cualquier acto que atente contra el libre ejercicio de las personas defensoras de derechos humanos, para disminuir los altos niveles de impunidad de las agresiones que enfrentan, pues este hecho favorece la repetición de tales conductas.

Para el órgano defensor, resulta preocupante que persistan discursos y narrativas que descalifican y estigmatizan la defensa de derechos humanos, lo que polariza la percepción de la sociedad, logrando deslegitimar y crear un ambiente hostil para que otras agresiones puedan cometerse contra estas personas.

Comentarios