Redes

Otra de Samuel García: hay quienes viven con un sueldito de 40 o 50 mil "y son felices"

El senador con licencia y precandidato a la gubernatura de Nuevo León vive su más reciente tropezón en redes sociales por una entrevista que dio en agosto de 2019.
martes, 15 de diciembre de 2020

MONTERREY, N.L. (apro).- Para el precandidato a la gubernatura de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, 50 mil pesos representan “un sueldito” con el que algunas personas “son felices”.

En el más reciente tropezón en redes sociales, de los muchos que ha tenido en el presente año, el senador con licencia es captado en una entrevista videograbada en la que, por lo que se ve, estima que la mencionada cantidad representa poco valor para un trabajador.

Dice en el video Samuel: “Yo me he topado con gente muy valiosa, que vive con un sueldito de 40, 50 (mil), y son felices. Tienen para su familia, para sus colegiaturas", dice el autollamado “senatore”, en una entrevista con el influencer Roberto Martínez, fechada en agosto de 2019.

Vaya peladito que dijoooo ud83dude44ud83dude44Yo conozco gente que no tiene ni para comer, totalmente fuera de la realidad, y la cagada esta que quiere ser gobernador ud83dude44Comparte #YOconPedroAlejo

Posted by Pedro Alejo Rodriguez on Tuesday, December 15, 2020

Al parecer, el precandidato no se percata que un sueldo de 50 mil pesos sería significativo para un trabajador que gana, como salario mínimo, cerca de los 4 mil pesos mensuales.

En la misma entrevista extendida, que aparece completa en YouTube, Samuel señala que él donaba su sueldo de 70 mil pesos mensuales como senador, y que hacerlo “le arde bastante”, aunque lo hace con agrado.

Este es uno más de los resbalones públicos del aspirante a la gubernatura por Movimiento Ciudadano, que ha buscado posicionarse como una especie de influencer de la política.

Apenas el 11 de diciembre pasado fue motivo de burlas cuando se dio a conocer una entrevista en la que señala que su papá lo maltrataba al levantarlo temprano los sábados, cuando tenía 15 años, para que lo acompañara a recorrer los 18 hoyos de un campo de golf.

Que cumpliera con esa encomienda, qué el refiere casi como una tortura, era requisito para que su padre le saldara el sueldo que le daba por acudir entre semana a su despacho de abogados.

“Era bien duro porque me decía: ‘Si quieres que te pague la semana te tienes que ir conmigo al golf el sábado, y terminando los 18 hoyos, te pago la semana.’ Entonces lo odié, porque mi raza salía los viernes y yo también, y me metía a la una o dos de la mañana. Te levantaba a las 5 porque el tee time era a las 6 y media. Odié el golf”, dijo entonces, lo que le acarreó burlas y reproches en redes sociales.

Comentarios