Coronavirus

Pese a pandemia, turistas de EU 'huyen' a Los Cabos ante laxas medidas en México

Turistas de EU han optado por ir a vacacionar a Los Cabos, Baja California Sur pese a la pandemia de covid-19 pues, a diferencia de otros países, en México no les piden prueba del coronavirus.
miércoles, 16 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Debido a que México no ha adoptado restricciones para el ingreso de turistas en tiempos de covid-19, los estadunidenses están huyendo del encierro en su país a playas mexicanas como Los Cabos, Baja California Sur, informó Los Angeles Times.

“A diferencia de otras partes del mundo, México no requiere que los estadunidenses muestren el resultado de una prueba Covid-19 negativa ni que se sometan a una cuarentena al llegar”, relató la corresponsal Kate Linthicum.

La publicación detalla que mientras la pandemia estaba arrasando, las playas de Cabo San Lucas parecían un spring break.

“Jóvenes estadunidenses borrachos en bikini y bañador compitieron por cerveza en una carrera de flexiones en un bar abarrotado. Vendedores con sombreros de ala ancha caminaban pesadamente por la arena, ofreciendo alfombras, masajes y, en voz baja, cocaína”.

En octubre, casi medio millón de estadunidenses viajaron a México, principalmente a playas del Pacífico y el Caribe, según datos recabados por la corresponsal. Esta cifra se redujo un tercio en comparación de octubre de 2019, pero fue menor en comparación al más del 80% de visitas a Canadá y Europa.

“La afluencia de estadunidenses es un rayo de esperanza para el golpeado sector turístico del país, que ha sufrido una hemorragia de más de 11 mil millones este año. Al mismo tiempo, los viajes desde Estados Unidos parecen haber contribuido a un aumento en los casos y muertes por coronavirus en muchos puntos calientes del turismo”, señaló.

Debido al “nivel muy alto de contagio”, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han advertido sobre no viajar a vacacionar a México.

Testimonios

La publicación cuenta que Kiertston Jackson, de 24 años, vacacionó con su novio, usando cubrebocas y ella declaró: “Es un buen cambio de ritmo. Definitivamente preferiría estar aquí con una máscara puesta que en mi casa sin una”.

Otro ejemplo fue Juan Castro, de 45 años, dueño de una carpintería, quien mientras contemplaba la puesta del sol con sus amigos en un deslumbrante bar en una azotea de San José del Cabo, después de pasar el día pescando y esperar a que un chef de un restaurante en la planta baja cocinaba su pescado, le comentó: “Me siento más seguro aquí que en casa”.

Le mencionó que los protocolos sanitarios en la Ciudad de México contemplan controles de temperatura en entradas de tiendas, hoteles y restaurante, parecían mejores que en California. “No entraré en un tienda Albertson’s de carpintería, pero vendré aquí”, aseguró.

Relató además el caso de un canadiense que vive en Wisconsin, Alex Laugalis, de 33 años, quien refirió que después de viajar a Canadá, lo obligaron a una cuarentena obligatoria de 14 días, pero en México le tomaron la temperatura y pudo irse.

En Los Cabos andaba “solo con una máscara”, y resaltó: “Ya sea que vayas a un Walmart en tu ciudad natal o aquí, es más o menos lo mismo”.

En sus redes sociales, la corresponsal mencionó el caso de Valeria, una mujer que murió el mes pasado a causa de Covid-19, pero que desde junio había retomado su negocio de paseos a caballo que depende del turismo.

“Pero los clientes estadunidenses y mexicanos se negaron a usar máscaras. Para el otoño, ella y su esposo habían contraído coronavirus. Murió el mes pasado”, relató.

Recordó el festival de arte y música de 4 días celebrado en Tulum en noviembre que resultó en decenas de infecciones detectadas por médicos de Nueva York y Miami, pero aun así, los líderes empresariales defienden la reapertura de actividades.

Otro caso más, el del alcalde de Austin, Texas, Steve Adler, quien en noviembre publicó un video en Facebook instando a sus electores a no viajar, pero resultó que el mensaje lo filmó mientras estaba de vacaciones en Cabo San Lucas.

Fue “un reciente escándalo de vergüenza en las redes sociales”, consideró.

¿Qué pasa en Los Cabos?

La región que incluye a Cabo San Lucas, San José del Cabo y los 32 kilómetros de complejos turísticos frente al mar tuvieron que cerrar a partir de 1 de abril y hasta junio por la pandemia de Covid-19. Desde entonces, Baja California Sur es el segundo estado con la tasa de pruebas más alta del país.

Los hoteles están limitados al 50% de su capacidad, los restaurantes deben cerrar antes de la medianoche, los clubes nocturnos y bares que no sirven comida permanecen cerrados. Hasta el momento, tres hoteles y siete restaurantes han sido sancionados por no cumplir con las regulaciones, informó el jefe de la agencia de Protección Civil de Los Cabos, Eric Santillán.

Desde junio, el turismo en Los Cabos ha tenido un desempeño mayor del esperado, con 21 mil empleos agregados entre agosto y septiembre.

“El regreso ha sido un gran alivio en un estado donde el 80% de los trabajos depende directa o indirectamente de la industria. Durante el cierre, los bancos de alimentos lucharon por mantenerse al día con la demanda de cocineros, conductores y amas de llaves desempleados. Pero la reapertura ha tenido un precio”, añadió.

Los casos de coronavirus, indicó, aumentaron conforme llegaron los aviones con turistas. En la primera semana de agosto se reportaron de 300 a 802 turistas. Las autoridades documentaron casos de viajeros infectados que llegaron a Canadá desde Cancún y Puerto Vallarta.

La cifra de fallecidos por Covid-19 en Baja California Sur al día de hoy, 16 de diciembre, es de 743, así como 769 casos activos y 198 sospechosos.

Comentarios