Nacional

Inauguran en Tapachula albergue para personas refugiadas y solicitantes de asilo

La organización Hospitalidad y Solidaridad A.C. y la ACNUR inauguraron el primer albergue en México dedicado exclusivamente a la atención y acompañamiento de personas refugiadas y solicitantes de asilo.
miércoles, 2 de diciembre de 2020

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- La organización Hospitalidad y Solidaridad A.C. y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) inauguraron este miércoles en Tapachula, Chiapas, el primer albergue en México dedicado exclusivamente a la atención y acompañamiento de personas refugiadas y solicitantes de asilo. La construcción del centro fue financiada en su totalidad por esa agencia de Naciones Unidas.

El albergue busca prestar servicios mediante un modelo basado en la dignidad, el respeto, la eficiencia, la sustentabilidad y la vinculación con otros actores (sociedad civil, academia, gobierno e iniciativa privada).

Ese lugar cobijará hasta 300 personas, convirtiéndolo en el albergue con mayor capacidad instalada, dedicado exclusivamente para atender a la población refugiada y solicitante de asilo en el país.

“Los albergues de la sociedad civil constituyen la columna vertebral de la respuesta humanitaria en México. Cada vez más, vemos que incrementan su capacidad para brindar asistencia integral a las personas que han huido de la violencia y persecución en sus países y solicitan asilo en este país. Hospitalidad y Solidaridad es una organización visionaria en este sentido y el ACNUR está honrado de poder asociarnos para la construcción y operación de este albergue”, señaló Mark Manly, representante de ACNUR en México.

Expuso que el sitio también podrá recibir a personas en condición de refugiado que sale de las Estaciones Migratorias del Instituto Nacional de Migración bajo el programa de Alternativas a la Detención.

Estas personas –agregó-- pueden llevar su procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado en un espacio abierto. Esta opción ha cobrado mayor importancia porque la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y una reforma reciente a la Ley de Migración prohíben la privación de libertad de niños y niñas en estaciones migratorias, incluyendo los acompañados por familiares adultos.

Posteriormente se acompaña a estas personas en el desarrollo de su plan de vida para apoyar con diferentes estrategias en la inserción-integración en diferentes regiones del país, abundó.

La habilitación de este espacio también se enmarca en el contexto de la pandemia de covid-19, en el que muchas de las personas en procesos migratorios y de reconocimiento de la condición de refugiado han visto limitado el acceso a espacios de atención humanitaria.
“En el nuevo escenario propiciado por la pandemia, acciones como ésta dejan en claro que la solidaridad es el camino para la construcción de una verdadera y efectiva integración para esta población en situación vulnerable”, señaló Alonso Hernández, director de Hospitalidad y Solidaridad A.C.

Tanto la construcción del albergue como el modelo implementado responden a los criterios de sostenibilidad de la ONU, puesto que se instalaron paneles solares y un sistema de recolección de aguas pluviales, y los materiales utilizados permiten que fluya el aire para tener ventilación natural. También se pensó en un huerto para la producción de sus propios alimentos, que servirá también para la sensibilización en temas ambientales.

El incremento en el número de personas que llegan a Tapachula en busca de protección como refugiados derivó en la necesidad de fortalecer la capacidad existente en esta ciudad para recibirlas en condiciones dignas y seguras. En ese sentido nació la idea de la construcción de un nuevo albergue que abone a la atención especializada de las personas solicitantes de asilo y refugiadas en el sur de México.

De acuerdo con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), en Tapachula se registraron más de 60% de las 36 mil solicitudes de asilo recibidas en 2020.

Comentarios