Hidalgo

Personal de Cruz Roja Hidalgo denuncia contagios por covid, falta de atención y pago incompleto

Personal de la Cruz Roja Clínica Pachuca Sur denuncia que pese a que la Cruz Roja ha declarado no ser unidad Covid, diario ingresan pacientes con ese diagnóstico, pero el personal no cuentan con la infraestructura ni las medidas de seguridad necesarias, por lo que anunciaron un paro.
martes, 22 de diciembre de 2020

HIDALGO (apro).- Aunque están en la primera línea de combate del virus SAR-COV 2, socorristas, personal médico y de enfermería de la Cruz Roja Clínica Pachuca Sur, delegación Hidalgo, carece de insumos de protección, lo que ha provocado 25 contagios de Covid-19, dos de gravedad. Aun con esto, carecen de seguridad social y la atención hospitalaria tiene costo, como para cualquier paciente externo.

Pese al riesgo a su salud y el incremento de jornadas laborales por la pandemia, los trabajadores tuvieron un recorte en la prestación del aguinaldo, de 20 a 15 días; además, acusan despedidos injustificados, una situación que, afirman, se agrava porque hay excompañeros a quienes en cuatro años no les han pagado su liquidación, aunque la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Estado falló a su favor. 

Por estas irregularidades y ante la negativa del delegado estatal de la Cruz Roja, José Saade Kuri; el director, Héctor Carreto, y el administrador, Armando Sosa Echeverría para atender sus demandas laborales, advirtieron que de no tener respuesta a su pliego petitorio en las 24 horas que pidió el gobierno estatal, iniciarán una huelga a partir de este martes 22 de diciembre a las 17:00 horas. 

“Cada vez que voy a conciliación me esconden el expediente, no lo encuentran, no nada. Mi demanda lleva casi cuatro años, ya se las gané y todo, pero simple y sencillamente Cruz Roja no paga”, denunció Chara Vargas, quien estuvo seis años en el área de enfermería y, tras el despido y el fallo de la instancia correspondiente que acreditó la violación a sus derechos laborales, la dirección del nosocomio se ha negado a pagarle por no aceptar una oferta de cinco mil pesos, cuando la Cruz Roja fue obligada a cubrir el laudo.   

“Me despidieron injustificadamente. Ellos no se tentaron el corazón de que mi hijo no tenía que comer. Yo solamente pido lo justo y conforme a la ley, no pido más, no pido menos”, añadió la enfermera, quien, en 2016, cuando fue despedida, estaba asignada al área Materno Infantil. En ese momento salieron 30 enfermeros, pero hasta el momento suman alrededor de cien.

“Nos espantaron de que no íbamos a poder encontrar trabajo, a los que demandáramos, que nos iban a boletinar y a bloquear las puertas, por eso muchos accedieron a recibir tres mil pesos que nos ofrecieron”, expuso Vargas, parte del personal y expersonal que se manifestó en el bulevar Santa Catarina de Pachuca para exigir cumplimiento de pagos y salarios dignos.

Oswaldo Salinas es parte de la segunda ronda de enfermeros despedidos de la Cruz Roja, en marzo de 2019. Él reafirma que “por seis meses u ocho años, te daban tres mil pesos. A mí en lo personal no me depositaron la última quincena, me fui en ceros literalmente”.  

Por miedo, reconoció que algunos aceptaron firmar una carta de renuncia y, a cambio, les hicieron esa promesa de pago, pero fue incumplida. 

“No nos pueden decir que no hay dinero porque cuando había terremotos hacían colectas y las soluciones, jeringas, punzocat y materiales que donaban de la Ciudad de México (para zonas siniestradas) aparecían aquí en la clínica, como material gastable para nosotros, y eso aparecía descontado de los reportes (financieros). Todavía aparecían con las leyendas: ‘los apoyamos’, mensajes que colocaba la gente que donaba”, acusó Salinas.      

Exigen condiciones de seguridad 

Mientras sus excompañeros buscan los pagos por los despidos injustificados, los médicos, enfermeras y socorristas que continúan en la institución piden salario y prestaciones dignas, así como material mínimo para hacer frente a la contingencia sanitaria.    

Los manifestantes alertaron que aunque Cruz Roja ha declarado no ser hospital covid, la realidad es que de manera diaria ingresan pacientes con ese diagnóstico, pero el personal no cuentan con la infraestructura ni las medidas de seguridad necesarias.

De los 25 casos positivos de personal que ellos han documentado, uno, un médico, se encuentra grave, así como un guardia, ambos internos en el hospital inflable covid que instaló el gobierno. Pese a ello, acusaron que al médico intentaron correrlo por no presentarse a laborar, aunque notificó de su enfermedad y su ingreso al nosocomio.    

Los casos positivos, agregaron, sólo reciben un vale de 600 pesos para medicamento, en tanto que el resto ellos lo deben cubrir. 

Entre sus peticiones para un empleo digno están dotación de uniformes y calzado para el desarrollo de actividades esenciales del hospital, seguridad social, contratos regulares y que se aplique el protocolo de atención a pacientes con el nuevo coronavirus, así como la ruta bien señalizada, de modo que exista un riesgo de contagio mínimo.

Comentarios