Coronavirus

En la recepción de la vacuna, Ebrard, el protagonista

El gesto estuvo cargado de simbolismo, pues remarcó que el tema de las vacunas es del ámbito de la SRE, y no de la SSA, y que por tanto el mérito de la llegada del producto es del canciller y su equipo.
miércoles, 23 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El primer cargamento de vacuna contra el covid-19 desarrollada por los laboratorios Pfizer y BioNTech llegó esta mañana a la Ciudad de México en un avión de DHL, y resultó una ocasión para el canciller Marcelo Ebrard Casaubón para enviar mensajes políticos internos al gobierno de la llamada Cuarta Transformación, pues él recibió el primer lote de vacunas y lo entregó a Jorge Alcocer Varela, el titular de la Secretaría de Salud (SSA).

El gesto estuvo cargado de simbolismo, pues remarcó que el tema de las vacunas es del ámbito de la SRE, y no de la SSA, y que por tanto el mérito de la llegada del producto es del canciller y su equipo.

Ebrard, el protagonista. Foto: Octavio Gómez 

De hecho, ambas dependencias emitieron mensajes contrastantes en la ceremonia de recepción organizada por la Cancillería en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM):

Mientras Ebrard aseveró que “hoy es el principio del fin de esta pandemia” y que “hoy podemos ver claramente que los vamos a derrotar, a estos virus, que han venido a trastornar nuestras vidas”.

Alcocer, por su parte, advirtió que “no debemos dejarnos llevar por el exceso de optimismo o creer en la idea ingenua que la lucha contra el virus ha terminado”, una respuesta casi literal a la postura de la SRE y de su titular.

Ni la Cancillería ni la Secretaría de Salud han informado sobre el número de dosis que fueron recibidas hoy; la primera indicó que “a partir de hoy y hasta el 31 de enero arribarán a México 1.4 millones de dosis” de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

Gran recepción

En el estacionamiento del avión, la Cancillería instaló unas sillas en las que se sentaron Ebrard, Varela y Arturo Herrera Gutiérrez, así como varios subsecretarios, como Hugo López-Gatell, para realizar una ceremonia oficial en el marco de la recepción del producto, que necesita conservarse a una temperatura de -70°C.

Martha Delgado Peralta, la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería, fue la primera en tomar la palabra. Afirmó que la llegada de la vacuna marca “el inicio del fin” –frase que Ebrard retomaría al final--; después de ella, se sucedieron representantes de DHL y Pfizer para promocionar sus empresas y sus papeles en el combate a la crisis sanitaria.

Alcocer fue el penúltimo en hablar, y su mensaje contrastó con el optimismo de la Cancillería: “Quiero señalar que no debemos dejarnos llevar por el exceso de optimismo o creer en la idea ingenua que la lucha contra el virus ha terminado”.

Dijo que “desde el sector salud, integrado como nunca, quiero decir que hemos preparado el plan de vacunación más grande de la historia de nuestra población”.

Ebrard cerró el evento, resaltando que “México es de los primeros 10 países del mundo en recibir la vacuna (…) somos uno de los primeros diez del mundo”, como muestra de un éxito de la Cancillería. Con sus índices, señaló hacia el piso, e insistió: “Aquí está la vacuna”.

Tras su llegada, el contenedor será trasladado a un recinto militar, y mañana empezará el periodo de “calibración” de la vacuna, con las primeras aplicaciones de las vacunas a unos integrantes del personal de Salud pública de la Ciudad de México que trabajan en hospitales covid.

En su conferencia matutina de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que “si es posible” las vacunaciones se realizarán también en regiones aledañas a la capital y a Saltillo.

“Yo espero que, para el primer cuatrimestre del año próximo, si se puede antes, pero al primer cuatrimestre, que ya tengamos vacunados a los médicos, a las enfermeras, que están atendiendo en los hospitales, que tengamos vacunados a todos los adultos mayores y que ya se haya iniciado y vaya avanzando a vacunar a enfermos crónicos”, planteó el mandatario.

Comentarios