Periodismo

Por cuarta vez en cinco años, México encabeza la lista de países con más periodistas asesinados

Hasta el 30 de diciembre, la Federación Internacional de Periodistas registró 60 asesinatos de periodistas y personal de medios de comunicación en 2020.
jueves, 31 de diciembre de 2020

MADRID (EUROPA PRESS).- La Federación Internacional de Periodistas (FIP) dio a conocer que México encabeza la lista de los países con mayor número de periodistas asesinados (14), por cuarta vez en cinco años.

La FIP, a la que pertenece la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), detalló que Asia-Pacífico fue la región más peligrosa, con 27 asesinatos, seguida de América Latina con 17, los países árabes y de Oriente Medio con ocho muertes, seis asesinatos en África y dos en Europa.

En cuanto a países, India sigue a México en la lista, con ocho asesinatos, Afganistán y Pakistán con siete, Filipinas y Siria con cuatro, Irak y Nigeria con tres, Somalia con dos, así como un asesinato en Bangladesh, Camerún, Colombia, Honduras, Paraguay, Rusia, Suecia y Yemen.

Foto: https://www.ifj.org/

Hasta el 30 de diciembre la FIP registró 60 asesinatos de periodistas y personal de medios de comunicación en 2020, en ataques selectivos, explosiones de bombas e incidentes de fuego cruzado en 16 países del mundo, lo que supone 11 víctimas más que en 2019. Desde 1990, la FIP ha registrado 2 mil 676 asesinatos de periodistas en todo el mundo.

De acuerdo con la FAPE, los registros de la FIP muestran que el número actual de asesinatos de profesionales de los medios de comunicación están en los mismos niveles que en 1990, cuando la FIP comenzó a publicar informes anuales sobre periodistas y personal de medios asesinados. Los registros más altos se dieron a mediados de los 90 y a mediados de los años 2000.

Los cárteles del crimen organizado, la insurgencia de extremistas y la violencia sectaria siguen sembrando el terror entre los periodistas, decenas de los cuales han pagado el precio máximo por la información independiente en todo el mundo.

"El año 2020 no ha sido una excepción", destacó la FAPE. "El despiadado reinado del crimen organizado en México, la violencia de los extremistas en Pakistán, Afganistán y Somalia, así como la intolerancia de los partidarios de la línea dura en la India y Filipinas, han contribuido al continuo derramamiento de sangre en los medios de comunicación", lamentó la federación.

En particular, en la lista de este año figura el asesinato de la periodista rusa Irina Slavina, un caso que puso de manifiesto el nivel de desesperación y desánimo absoluto ante el ataque contra los profesionales de los medios de comunicación. La editora de Koza Press se prendió fuego en la ciudad de Nijni-Novgorod para protestar contra la campaña de intimidación y acoso para silenciarla. Slavina murió, pero no antes de culpar a las autoridades como responsables de su acción, explicó la FAPE.

"Las tendencias de nuestras publicaciones en los últimos 30 años, pero también en 2020, dejan claro a todos que no hay lugar para la autocomplacencia. Por el contrario, son un llamamiento urgente para redoblar nuestros esfuerzos de movilización para una mayor protección de los/as periodistas y el compromiso con el ejercicio seguro del periodismo", afirmó el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger.

UE pide a China liberación "inmediata" de Zhang Zhan

Ayer, la Unión Europea reclamó a China la liberación "inmediata" de la periodista ciudadana Zhang Zhan. La exabogada fue condenada a cuatro años de cárcel por publicar información sobre el caos en la ciudad de Wuhan tras detectarse el brote de coronavirus que luego se extendería a todo el mundo.

La oficina del Alto Representante de Política Exterior, Josep Borrell, expresó en una nota su "gran preocupación" por las "restricciones" que afectan a derechos básicos como la libertad de expresión e información y que implican "intimidación o vigilancia" de periodistas y activistas o, en el peor de los casos, condenas.

Este fue el caso de Zhang Dhan, sentenciada el lunes 28 a cuatro años de cárcel por un tribunal de Shanghai, después de que las autoridades entendiesen que la información que había difundido sobre los primeros compases de la pandemia pudo poner en peligro la estabilidad social.

La UE advirtió que "fuentes creíbles" apuntan, además, que Zhang pudo ser objeto de tortura y malos tratos durante su detención y que "su estado de salud se ha deteriorado gravemente". "Es crucial que reciba una asistencia médica adecuada", insistió la oficina de Borrell.

En este sentido, solicitó la liberación "inmediata" de Zhang y otros activistas y defensores de los Derechos Humanos que hayan sido detenidos en los últimos meses, así como de personas señaladas por informar de actividades en aras del "interés público".

La UE pidió que la liberación se haga extensible también a otros defensores de los Derechos Humanos, entre los cuales aludió a Yu Wensheng, Li Yuhan, Huang Qi, Ge Jueping, Qin Yongmin, Gao Zhisheng, Ilham Tohti, Tashi Wangchuk, Wu Gan y Liu Feiyue.

Comentarios