Tren Maya

Fonatur: no se ha recibido notificación para suspender obras del Tren Maya en el tramo 2

El equipo de comunicación del Fonatur aseveró que “ninguna autoridad federal ha recibido notificación oficial” sobre la decisión judicial y, por lo tanto, “no se han suspendido las obras en el tramo 2”.
miércoles, 9 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Seis meses después de arrancar formalmente las obras del megaproyecto del Tren Maya y apenas un día después de que un tribunal federal otorgó una suspensión definitiva a comunidades indígenas, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) presumió hoy que obtuvo la “autorización de impacto ambiental” para construir el tren en los primeros tres tramos comprendidos entre Palenque, Chiapas, e Izamal, Yucatán.

La publicación de un boletín del Fonatur coincide con la decisión que dio a conocer ayer el Juzgado Primero de Distrito con sede en Campeche, en la que concedió una suspensión definitiva a 100 organizaciones indígenas, mediante la cual ordenó detener las obras en los 222 kilómetros del segundo tramo del Tren Maya que va de Escárcega a Calkiní.

Preguntado al respecto, el equipo de comunicación del Fonatur aseveró que “ninguna autoridad federal ha recibido notificación oficial” sobre la decisión judicial y, por lo tanto, “no se han suspendido las obras en el tramo 2”.

En cambio, difundió un comunicado en el que aseveró que “todas las obras del Tren Maya cuentan con los permisos correspondientes”, y el que le entregó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) le autoriza “todas las obras (...) en su primera fase, que comprende de Palenque, Chiapas, hasta Izamal, Yucatán”.

El Fonatur, que encabeza Milardy Douglas Rogelio Jiménez Pons, también matizó las notas periodísticas que documentaron su intención de deforestar 800 hectáreas para dejar paso al Tren Maya en los primeros tres tramos del megaproyecto, pues –planteó-- “el cambio de uso de suelo en cerca de 800.95 hectáreas no necesariamente implica la remoción del arbolado ahí presente”.

Sin embargo, la autorización de impacto ambiental que la Semarnat otorgó al Fonatur el pasado 1 de diciembre estipula de manera clara que “no exime al promovente de tramitar y obtener la autorización correspondiente para el cambio de uso del suelo en terrenos forestales en una superficie de 800.95 ha, ante la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos de esta Subsecretaría adscrita a la Semarnat”.

Añade: “A los árboles afectados se les reforestará en una relación de 1 a 16, por lo que el plan de reforestación es uno de los más ambiciosos de la historia. Fonatur se ha comprometido a una eficiencia en trasplante y reforestación del 75 al 85% de supervivencia de árboles, además de que se compromete su mantenimiento hasta que la plantación garantice su viabilidad, y se prevé la reposición del arbolado que por diferentes razones no sobreviva”.

Más de

Comentarios