Caída en aprobación, por enfrentar a conservadores corruptos: AMLO

lunes, 2 de marzo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - La caída en sus niveles de aprobación reflejados por varias encuestas fue admitida este lunes por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien atribuyó el desgaste como consecuencia de “enfrentar a los conservadores corruptos”. Además, las rechiflas y abucheos en su natal Macuspana, Tabasco, así como la permanencia de sus conferencias matutinas derivaron en más señalamientos al “conservadurismo” y, particularmente, a los medios de comunicación, de quienes acusó de tener líneas críticas porque ya no compra publicidad como en el pasado. Consulta Mitofsky publicó una caída en la aprobación presidencial, pues se situó en 54.1 por ciento para este 2 de marzo, contrastado con el 57.3 por ciento registrado en enero pasado. En el mismo orden, la consultora Buendía y Laredo señaló que su encuesta le arrojó una aprobación al presidente López Obrador de 62 por ciento en febrero pasado, cuando en el mismo mes de 2019 tenía un nivel de 85 por ciento. Asimismo, Reforma publicó este lunes que el 59 por ciento de los mexicanos aprueba el gobierno lopezobradorista, lo que contrasta con el 78% que lo hacía en marzo de 2019.
“Estamos bien. Tenemos mayoría. La gente nos está apoyando. Y también sufrimos desgastes, porque ¡imagínense! enfrentar a los conservadores corruptos, que no quieren dejar de robar… están molestísimos. No los calienta ni el sol, y desquiciados”, dijo.
A continuación, el mandatario refirió una serie de medidas a las que atribuye los reclamos de sus opositores, como eliminar la condonación de impuestos, la facturación falsa y las reformas en materia de extinción de dominio. También convertir en delito grave la corrupción y el papel que ha tomado otrora Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), recientemente renombrado Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.
“Sí, hay una reacción, pero nada que sea significativo, preocupante… le meten y le meten, y dicen ya perdió tres puntos. Pues sí”, dijo hoy el mandatario.
En su alocución al respecto, fue insistente en afirmar que tiene el apoyo popular, y en afirmar que “el pueblo” siempre lo saca adelante, refiriendo en al menos dos oportunidades el proceso de desafuero. López Obrador dijo que si sus niveles fueran menores a 20 por ciento “lloraría y se iría a Palenque” (donde tiene su finca “La Chingada”), y recordó que en 2022 se someterá a un proceso de revocación de mandato, por lo que recomendó a sus opositores, sardónico, a apurarse para entonces. Fue entonces cuando dijo que su administración transita pagando muy poca publicidad como hacían los gobernantes anteriores “para que les quemaran incienso”. Ahí, mencionó que las cifras eran desde 8 mil hasta 10 mil millones de pesos en gasto publicitario y, tocándose el codo, dijo que le dolía.
“Que sigamos bajando, no le hace. Nada más que no sea mucho, que sea así, 3 puntos cada 3 meses”.

“Brincos dieran”

La publicidad y el papel de los medios fueron abordados más ampliamente por el mandatario, cuando a pregunta expresa respondió sobre suspender las llamadas “mañaneras”, con motivo de medidas sanitarias por el coronavirus.
“Brincos dieran. Imagínense: si no pagamos publicidad en la telera (televisión), en la radio, en los periódicos --si hay compra de espacios, pero no como era antes-- si no tuviésemos (mañaneras) ahí si me bocabajean, nos tumban”, consideró.
El presidente de México consideró, con referencias históricas que se remontaron al siglo XIX, que “los conservadores tenían el control de los medios”. Recomendó la lectura de la novela “El vendedor de silencio”, de Enrique Serna, sobre el periodista estereotipo de la corrupción, Carlos Denegri, para “entender el tejemaneje” mediático.
“Esto fue lo que hizo crisis, esto fue lo que se está desmoronando. Por eso, la mañanera y la importancia de las redes. Las benditas redes, porque ya son otros los medios de comunicación, ya no es que una lanzada en medios va a tumbar a un gobierno”, añadió.
El mandatario recurrió a diferentes anécdotas, agradeciéndole a Jacobo Zabludovsky (conductor de televisión y radio identificado con los regímenes priistas) su apertura, pues era de los pocos que lo entrevistaban cuando era opositor y consideró que había “paladines y paladinas de la libertad”, sin especificar quiénes, “que sólo le daban espacio cada seis meses para cubrir su cuota de progresismo y pluralidad”. En cuanto a las “mañaneras” dijo que sólo analiza si debe hacerlas también sábados y domingos.

Rechiflas y abucheos

Tras lo ocurrido en su natal Macuspana ayer, donde se registraron rechiflas y abucheos contra gobernantes locales, así como el desmentido a la entrega de apoyos sociales, López Obrador reiteró que la gente debe “separarse de la grilla y la politiquería”.
“Son dos cosas distintas y es muy latoso el que muchos estén anclados en la politiquería, que se hayan quedado en el almanaque. En las prácticas del antiguo régimen”.
Explicó que en diferentes entidades aprovechan sus actos para la rechifla, hasta para humillar a gobernantes locales, y dijo no querer que los actos de su administración sean usados para expresar posturas políticas, aunque precisó, es respetuoso del derecho a la manifestación. Ayer, López Obrador vio interrumpido constantemente su mensaje por críticas al gobernador y al presidente municipal. Ahí tronó contra la muchedumbre, amenazando con retirarse si no lo dejaban hablar y señalando que en el pasado votaron por un partido distinto al suyo ahí, en Macuspana, Tabasco.