Guterres pide priorizar 'a los más vulnerables” en la lucha contra el covid-19

jueves, 16 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, dijo que en la lucha contra el covid-19 se debe priorizar a los más vulnerables, en especial a niños en situaciones de conflicto, niños refugiados y personas desplazadas, y niños que viven con discapacidades. Durante el lanzamiento de un informe con orientaciones acerca del impacto del covid-19 en la infancia, Guterres subrayó que la pandemia pone en peligro a muchos niños del mundo, y en ese sentido hizo un llamado urgente: “protejamos a nuestros niños y salvaguardemos su bienestar”. A medida que la pandemia de covid-19 se extiende por todo el mundo, agregó, “estamos viendo un patrón alarmante: los miembros más pobres y vulnerables de la sociedad están siendo los más afectados”, tanto por emergencia sanitaria como por la respuesta. “Me preocupa especialmente el bienestar de los niños del mundo. Afortunadamente, hasta ahora los niños se han librado en gran medida de los síntomas más graves de la enfermedad, pero sus vidas están totalmente volcadas. Hago un llamamiento a las familias de todo el mundo y a los líderes de todos los niveles: protejan a nuestros hijos”. Guterres mencionó que la niñez enfrenta riesgos, y destacó que en el tema de la educación sólo algunos son privilegiados. Casi todos los estudiantes ahora están fuera de la escuela. Algunas escuelas ofrecen educación a distancia, pero esto no está disponible para todos. Los niños en países con servicios lentos y caros de Internet están gravemente desfavorecidos, apuntó. En segundo lugar, la comida. La asombrosa cifra de 310 millones de escolares, casi la mitad del total mundial, depende de la escuela como fuente regular de nutrición diaria. Incluso antes del covid-19, el mundo enfrentaba tasas inaceptables de desnutrición y retraso del crecimiento infantil, abundó el secretario general de la ONU. Como tercer punto destacó la seguridad. “Con los niños fuera de la escuela, sus comunidades encerradas y una recesión global cada vez más profunda, los niveles de estrés familiar están aumentando. Los niños son víctimas y testigos de violencia doméstica y abuso. Con las escuelas cerradas, falta un mecanismo importante de alerta temprana”, soltó. También existe el peligro de que las niñas abandonen la escuela, lo que lleva a un aumento en los embarazos adolescentes. Y no debemos ignorar los crecientes riesgos que enfrentan los niños a medida que pasan más tiempo en línea. Esto puede dejar a los niños vulnerables a la explotación y el abuso sexual en línea, puntualizó. Respecto de la salud, manifestó que la reducción de los ingresos del hogar obligará a las familias pobres a reducir los gastos esenciales en esa materia y en alimentos, lo que afectará especialmente a los niños, las mujeres embarazadas y las madres lactantes. También mencionó que se han suspendido las campañas de vacunación contra la poliomielitis, y las de inmunización contra el sarampión se han detenido en al menos 23 países. “Y a medida que los servicios de salud se ven abrumados, los niños enfermos tienen menos acceso a la atención. Con el ritmo acelerado de la recesión mundial, podría haber cientos de miles de muertes infantiles adicionales en 2020”, recalcó. Tras destacar que todos debemos actuar ahora en cada una de esas amenazas para nuestros hijos, sostuvo que los líderes deben hacer todo lo que esté a su alcance para amortiguar el impacto de la pandemia. “Lo que comenzó como una emergencia de salud pública se ha convertido en una prueba formidable para la promesa global de no dejar a nadie atrás”, acotó. Finalmente, instó a los gobiernos “a reconstruir mejor utilizando la recuperación de covid-19 para buscar una economía y sociedad más sostenibles e inclusivas en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.