Por contracción económica, Latinoamérica tiene ante sí el espectro de otra 'década perdida”: FMI

jueves, 16 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, aseguró que América Latina tiene ante sí el espectro de una “década perdida” ante la drástica contracción económica en 2020. “Dada la drástica contracción en 2020 y conforme los países adoptan políticas para contener la pandemia y apuntalar sus economías, cabe prever una marcada recuperación en 2021. Pero aun en este escenario de rápida recuperación, la región tiene ante sí el espectro de otra ‘década perdida’ durante 2015–2025”, abundó. De acuerdo con el exsubsecretario de Hacienda, en América Latina y el Caribe han fallecido a la fecha alrededor de tres mil personas a causa del covid-19. En el caso de México, dijo, “claramente en este momento se debe implementar una política que solvente el gasto en salud, que apoye a las familias más afectadas por el desempleo, a través de seguros; apoyos directos a empresas; postergar impuestos; garantías para apoyar la reestructuración, y alargamiento de los plazos”. En este caso, señaló, si el gobierno va a tomar una exposición de deuda más alta, debe garantizar los pagos en el futuro, cuando la economía “se normalice, en 2021 o inicios de 2022”. “Eso también es importante, pero no impide que se tomen las medidas hoy”, puntualizó el excolaborador del expresidente Felipe Calderón. Además, mientras la pandemia continúa propagándose por la región, los países enfrentan la peor recesión económica desde que se comenzaron a producir estadísticas de cuentas nacionales en los años cincuenta, recalcó. “El complejo entorno externo, al que se suman las muy necesarias medidas de contención de la pandemia, ha provocado un desplome de la actividad económica en toda América Latina, cuyo crecimiento se enfila hacia una contracción de 5.2% en 2020”, precisó el también extitular de banca corporativa y de inversión de BBVA-Bancomer. Tras destacar que en el ámbito de la política económica las medidas han variado, Werner manifestó que los países han recurrido a transferencias directas a los hogares vulnerables (incluida la ampliación de programas existentes), flexibilización de los requisitos de acceso y expansión de los sistemas de seguro de desempleo, subsidios al empleo, desgravaciones y prórrogas tributarias temporales y garantías de crédito. Sin embargo, dado que estamos en territorio desconocido y las respuestas de política aún están en evolución, las autoridades enfrentan importantes retos de implementación, reconoció. En tal sentido, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI sostuvo que es posible que los gobiernos no puedan llegar a los hogares vulnerables mediante transferencias tradicionales en lugares que carecen de sistemas amplios de asistencia social y donde predomina la informalidad. Además, advirtió, es más complicado hacer llegar la asistencia a las empresas más pequeñas y las del sector informal Y dado el alto nivel de informalidad en la región, los países deberían usar todos los registros disponibles y métodos posibles para llegar a las empresas más pequeñas y los trabajadores informales, concluyó.