Estamos acorralados entre covid-19 e inseguridad: médicos y enfermeras de Morelos

viernes, 17 de abril de 2020
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Médicos y enfermeras del Hospital Regional número uno del IMSS, advirtieron que, como profesionales de la Salud en Morelos, “nos sentimos acorralados, por un lado, no tenemos implementos para protegernos del covid-19, y por el otro, nadie nos cuida, estamos en manos de la inseguridad”. Luego del asesinato de dos de sus compañeros del IMSS y otro médico, en Tilzapotla, Morelos, el sábado pasado, los galenos advirtieron que Morelos vive un momento muy delicado, porque es claro que la pandemia y la cuarentena no han detenido la violencia, más bien, ésta ha colocado a la población en la indefensión total, incluido el personal de Salud. Pero el problema es que a los médicos y las enfermeras, así como todo el personal de los hospitales, tienen que enfrentar la emergencia sanitaria sin contar con el apoyo de las instituciones, pues tienen que comprar sus propios cubrebocas, caretas o equipo de protección, para no contagiarse de covid-19, pues en el hospital regional del IMSS, sólo se les brinda a quienes atienden directamente a casos positivos. Francisco Magdaleno González, médico de esa institución, subrayó que después del asesinato de tres de sus compañeros, ocurrido el 10 de abril pasado, él y sus colegas se sienten acorralados, porque temen contagiarse debido a la insuficiencia o carencia de equipos protectores, y por la inseguridad y delincuencia que aqueja la entidad. “La autoridad nos informa que cada minuto están llegando pacientes, pacientes que se contagian; la población tiene que hacer caso y quedarse en la casa”, recomendó el doctor del IMSS. Detalló que han tenido que adquirir cubrebocas, goggles y caretas. “Este cubrebocas que porto, por ejemplo, yo lo tuve que comprar, no es el costo, sino es la protección” que debería garantizar a su personal médico el IMSS. Un grupo de médicos y enfermeras protestaron esta mañana en las afueras del hospital, para demandar justicia para sus compañeros asesinados y para demandar la garantía de seguridad a sus personas. Para ello, además colocaron una lona en un puente peatonal destinada al gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo en la que se exige justicia para los galenos asesinados.