Guardia Nacional refuerza seguridad en hospitales del IMSS e Insabi

lunes, 20 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Desde el pasado 18 de abril, elementos de la Guardia Nacional (GN) fueron desplegados a 100 hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como a 145 nosocomios y 15 almacenes del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) a fin de brindar seguridad a instalaciones, personal médico y en el traslado de insumos. Con este despliegue, hasta el momento suman 184 hospitales del IMSS resguardados por la GN, con un despliegue de alrededor de 4 mil elementos. En tanto, para el Insabi se cuenta con cerca de 700 guardias para garantizar el servicio a los ciudadanos e instalaciones que lo requieren. En un comunicado, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana informó que se mantendrá presencia física en el exterior de las unidades médicas y, de acuerdo a sus capacidades operativas, se fortalecerán los patrullajes en la periferia. Para ello se trabaja de manera coordinada con la seguridad privada de los nosocomios, quienes se encargan de la seguridad al interior. Cabe señalar que la Guardia Nacional mantiene una estrecha colaboración con autoridades de salud, protección civil y seguridad pública de las 32 entidades federativas a través de acciones para la prevención del delito y difusión de medidas sanitarias. Ello, sin descuidar sus trabajos habituales de brindar seguridad en carreteras, aeropuertos, terminales de autobuses, cruces internacionales, así como inhibir extorsiones y fraudes, entre otras acciones. A través de la campaña #QuédateEnCasaYa, promovida por el gobierno de México, la Guardia Nacional invita a la ciudadanía a atender las recomendaciones sanitarias, con el fin de disminuir el riesgo de contagio para preservar la salud de un mayor número de familias. El despliegue de elementos de la Guardia Nacional en apoyo de salvaguardar la seguridad del personal médico en los hospitales, se dio después del 10 de abril, cuando en la clínica Azcapotzalco, una familia agredió al personal después de que no permitieron que entraran a ver a su familiar enfermo de covid-19, quien acababa de fallecer. Días antes, en San Luis Potosí, una enfermera fue agredida por una madre y sus hijos, cuando iba a una tienda de conveniencia. Los infantes le arrojaron jugo y café en la ropa, mientras que la madre la golpeó tirándola al piso. La enfermera sufrió la fractura de dos dedos de su mano derecha. En algunos estados como en Jalisco y Tabasco han discriminado a seis enfermeras en el transporte público por el temor al covid-19, mientras que otra enfermera que labora en la Unidad de Medicina Familiar 55 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Sinaloa, reportó que fue víctima de un ataque por parte de un desconocido, quien le arrojó cloro cuando caminaba por la calle. En la capital del estado de Durango, el domingo 15, una mujer de la tercera edad trató de arrollar con su camioneta a una enfermera del IMSS para luego pedirle que se fiera lejos de la colonia, el ayuntamiento capitalino puso a su disposición números telefónicos para denunciar algún ataque y solicitar transportación exclusiva.