Barbosa lanza inspección al hospital de la BUAP

viernes, 24 de abril de 2020
PUEBLA, Pue., (apro).- La Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DPRIS) del estado realizó este día una inspección al Hospital Universitario (HU) de la BUAP, la cual fue cuestionada por la casa de estudios al considerar que se deriva de su oposición de trasladar sus 32 ventiladores pulmonares al sistema estatal de salud. Mientras que el gobierno estatal emitió un boletín, en el que asegura que esta verificación busca sólo confirmar el correcto funcionamiento del nosocomio, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) aseguró que hace apenas 15 días la Secretaría de Salud del Estado había llevado a cabo una inspección en la que se certificó el 95 por ciento de cumplimiento de los rubros calificados. Cabe recordar que esto se deriva de un enfrentamiento que han sostenido el gobernador Miguel Barbosa Huerta y la rectoría de la casa de estudios poblana, que encabeza Alfonso Esparza Ortiz, al no llegar a un acuerdo para la firma de un convenio de colaboración en la atención de pacientes por covid-19. Mientras que el gobierno estatal denunció que el HU no cumplía las condiciones de equipo, infraestructura y personal para atender a infectados por coronavirus y que representaba un alto riesgo de contaminación, Esparza Ortiz acusó que lo que pretendía la autoridad estatal era que el nosocomio cediera los 32 ventiladores artificiales con los que cuenta. El miércoles, el gobernador dijo que no firmaría ningún acuerdo con el rector, pero que de cualquier forma había dado órdenes a la Secretaría de Salud del Estado para abrir la atención en el sistema estatal hospitalario a los derechohabientes del Hospital Universitario que así lo requieran por contagio de Covid-19. En esa ocasión, Barbosa insistió en que la confrontación no tenía que ver con la entrega de los ventiladores y que eso era sólo un “distractor” de Esparza para evitar dar cuentas de los problemas que presentaba el nosocomio universitario para atender casos de contagio por covid-19. Ese día, la casa de estudios emitió un comunicado en el que autoridades del hospital y del Consejo Universitario aprobaron firmar el convenio de colaboración con el gobierno estatal consistente en que los derechohabientes del HU contagiados de coronavirus fueran atendidos por el sistema estatal de salud y el nosocomio de la BUAP atendería casos de obstetricia y traumatología. Sin embargo, en la rueda de prensa matutina, Barbosa Huerta acusó que el HU funcionaba como una institución privatizada y que representaba riesgos por las fallas que presentaba. En un momento lanzó una advertencia: “Somos autoridad de salud en el estado, y si llega el momento en que tenemos que intervenir, como eso, como autoridad de Salud y de Salubridad, en cualquier hospital, lo vamos a hacer”. Este día, las autoridades universitarias dieron a conocer el retorno de inspectores al nosocomio, cuando aseguran que hace dos semanas se había llevado a cabo una revisión y que hay documentos en los que la Secretaría de Salud observa que el HU obtuvo un cumplimiento total de requisitos, incluso con el nivel 2 de máximo cumplimiento en el 95 por ciento de los rubros. Precisa que fue el 10 de abril cuando los doctores Luis Daniel Torres Ortigoza y Luis Enrique Gómez Salgado, verificadores sanitarios de la SS, realizaron la última inspección a las instalaciones del HU y fueron recibidos por director del hospital, Eulalio Morales Palacios. “La visita de los funcionarios de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DPRIS), se presenta un día después de que el gobernador advirtiera que tomaría acciones contra la BUAP; esto por negarse a desmantelar su infraestructura de terapia intensiva para trasladar sus 32 ventiladores pulmonares a los Servicios de Salud del estado”, acusa la casa de estudios en un comunicado. Refiere que el Consejo Universitario había instruido a la rectoría dar prioridad a sus más de 25 mil derechohabientes; por lo que pidió conservar la infraestructura y ventiladores necesarios para mantener el nivel de atención. De hecho, el jueves, los directores de las 43 facultades y unidades educativas de la BUAP firmaron un pronunciamiento en el que reclaman al mandatario los señalamientos que hizo sobre el HU. “Para la BUAP sus derechohabientes son prioridad, por lo que es impensable ponerlos en riesgo al firmar un convenio que dejaría a nuestro hospital prácticamente sin equipo, no sólo para atender a quienes padecen enfermedades respiratorias agudas sino otros padecimientos que requieren forzosamente atención hospitalaria”, mencionaron. Recordaron que el gobierno reclamaba en su propuesta de convenio la entrega de todos los ventiladores, monitores cardíacos y bombas de infusión, así como especialistas, enfermeras, radiólogos que dan servicio en el hospital universitario para asignarlos al sistema estatal de salud. En sesión de la Comisión Permanente del Congreso local, el diputado José Juan Espinosa Torres, del PT, afirmó que esta inspección era un acto de venganza de Barbosa Huerta y que podría derivar en la clausura del hospital en plena atención de la contingencia sanitaria. En tanto que el gobierno del Estado también emitió un boletín en el que descarta que haya una irregularidad en esta verificación. “No se trata de ninguna clausura, como falsamente se ha difundido a través de señalamientos, cuya intención es ganar protagonismo político”, menciona la autoridad estatal, “esta Secretaría es una autoridad sanitaria que tiene la facultad para revisar el correcto funcionamiento de los nosocomios y que los servicios sean viables para las y los poblanos”. Cabe recordar que desde el arranque del sexenio -el 1 de agosto de 2019- el gobernador Barbosa Huerta ha mantenido un abierto enfrentamiento con el rector de la BUAP, que ha incluido auditorías contra la institución educativa y la propuesta para crear un órgano de control interno para vigilar sus finanzas.

Comentarios