SARS-CoV-2 pone a prueba el deficiente sistema nacional de salud pública en México

martes, 7 de abril de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El incremento de los casos probados de SARS-CoV-2 (covid-19) en México pone a prueba el deficiente sistema nacional de salud pública, al que 20 millones de personas no tienen acceso, ya sea porque la infraestructura se encuentra demasiado lejos, porque el gasto de bolsillo es insostenible, o porque no hay camas suficientes en los hospitales. El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) publicó hoy una serie de datos extraídos del Estudio Diagnóstico del Derecho a la Salud 2018, que exhiben la precariedad y las brechas de desigualdad en el acceso a la salud en el país, donde la esperanza de vida al nacer es de 75 años, casi una década menos a la de Japón. En las últimas semanas el subsecretario Hugo López-Gatell ha reiterado que el gobierno actual heredó “un sistema de salud con muchos años de baja inversión y desarrollo”, que resulta insuficiente para enfrentar la expansión del coronavirus, y especialmente porque México presenta altísimas tasas de enfermedades ligadas con la obesidad y el sobrepeso –a su vez provocados por el consumo de refrescos y comida ultraprocesada--, que agravan los síntomas del SARS-Covid-2. De acuerdo con el informe, México se encuentra a la cola de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en materia de gasto público en salud, con un desembolso equivalente a 3% del PIB, contra 9.5% en Alemania. Nota de interés: [embed]https://www.proceso.com.mx/624821/covid-19-el-monstruo-que-tiene-y-mato-a-mi-esposo[/embed] Por otra parte, el país figura en el segundo lugar del mayor gasto privado en salud, detrás de Estados Unidos, y tiene 2.4 integrantes de personal médico, 2.8 trabajadores de enfermería y apenas 1.5 camas por cada mil habitantes, con lo que se encuentra en los últimos lugares de la OCDE. Además, la mayor parte de los especialistas se encuentran en las ciudades –principalmente la capital--, lo que marca disparidades gigantescas entre estados: la Ciudad de México cuenta con 2 especialistas por cada mil habitantes, y Chiapas con apenas 0.40. Según el Coneval, el gasto de las familias en su salud se triplicó entre 2000 y 2014, al pasar de 77 mil millones de pesos a 225 mil millones de pesos; las personas sin acceso a la seguridad social gastaron 4 mil pesos en promedio en 2015. La institución recalcó que en 2018 el 2.1% de los hogares mexicanos tuvo que realizar un gasto catastrófico en salud, que rebasó 30% su ingreso disponible. En México, 14 mil 344 localidades –7.5%, pero que concentra el 82% de la población-- tienen un acceso “muy alto” a la infraestructura de salud, mientras que 75 mil 300 localidades rurales aisladas, donde viven cerca de cinco millones de personas, sufren de una accesibilidad “muy baja” o nula a la salud. En Chiapas y Oaxaca, una cuarta parte de la población tarda más de dos horas en llegar a un hospital, y para la mayor parte de los mexicanos la opción más accesible se encuentra en los 15 mil consultorios adyacentes a farmacias, esparcidos en el país.

Comentarios