Con bloqueo carretero, exigen cancelación de vuelos en Bahías de Huatulco para evitar contagios

jueves, 9 de abril de 2020
OAXACA, Oax. (apro).- Habitantes y prestadores de servicio de Santa María Huatulco iniciaron hoy un bloqueo carretero en la entrada al aeropuerto internacional de Bahías de Huatulco, para exigir a las autoridades la cancelación de vuelos y evitar así la propagación del covid-19. Con vehículos particulares, piedras y troncos, un numeroso grupo de personas cerró el acceso principal a la terminal aérea, para que al menos en las próximas dos semanas las aerolíneas cancelen sus vuelos. “Somos prestadores de servicios y comemos del turismo, pero lamentablemente ahorita ellos son los que nos están trayendo las enfermedades”, explican a la Policía Federal en un video difundido por el medio informativo @diario24horas. Además, la autoridad municipal mantiene instalados filtros sanitarios y de control de acceso en Copalita, Santa Cruz, el puente de Coyula y San Agustín, así como el cierre de playas, lo que obligó a las transportadoras de turismo a suspender sus corridas hasta nuevo aviso. Ingreso sólo a residentes En tanto, en Miahuatlán se instaló un punto de control sanitario en Barranca Larga, para ingresar a esa comunidad de la Sierra Sur. Sólo pueden entrar residentes con identificación y quienes trasladen víveres de primera necesidad, de acuerdo con las autoridades. En Tlaxiaco, municipio ubicado en la Mixteca, las autoridades giraron un comunicado donde precisan que para mitigar el avance de la pandemia se reforzaron medidas de prevención. En tan sentido, se prohibió la entrada a visitantes nacionales, y extranjeros, vacacionistas, familiares residentes en otro estado de la República o en la Unión Americana y comerciantes foráneos, debido a los casos confirmados en municipios circunvecinos. Sólo podrán entrar ciudadanos locales residentes en el municipio, previa identificación, y comerciantes de productos orgánicos locales. En la Sierra Juárez, personal médico del Hospital Rural de San Idelfonso Villa Alta denunció que fueron retenidos y han sufrido una serie de actos discriminatorios en la comunidad zapoteca. En un documento dirigido al secretario general de la Sección 28 del IMSS, Carlos Mario Aragón Ziga, manifestaron la “grave” situación que viven por la determinación de cerrar los accesos a la comunidad, como medida de prevención del covid-19, de manera que al personal del hospital que tiene la necesidad de viajar a la capital, no le permiten salir. Y de forma despectiva, “por el solo hecho de ser personal del hospital y foráneos piensan que estamos contagiados o podemos contagiar a la población, incluso nos han negado la adquisición de productos básicos para la alimentación o el aseo”, destacaron. Los firmantes del documento subrayaron: “Tememos por nuestra integridad física y ante esta situación no se garantiza nuestra seguridad al momento de realizar nuestras actividades en el hospital”. Citaron como ejemplo que a una doctora la desalojaron del cuarto que renta, sin previo aviso, y otra fue agredida en los comedores, mientras que a otro doctor le negaron la venta de productos básicos. No obstante, el presidente municipal de San Ildefonso Villa Alta, Claudio Pacheco Aparicio, desmintió las versiones de la retención de personal médico del Hospital Rural IMSS-Bienestar, al señalar que los médicos se encuentran libres en ese municipio, en las habitaciones que rentan o en la clínica. Lo único que se les advirtió, dijo, es que si salen de Villa Alta sin ningún permiso de sus jefes en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya no se les permitirá el regreso ante sus constantes salidas. Además, por disposición de la autoridad municipal, a partir de este día se suspendieron las corridas del transporte público y sólo se permitirá el ingreso de vehículos que suministren productos de primera necesidad. Finalmente, en un pronunciamiento a la opinión pública, el Consejo de Dirigentes del Mercado de Abasto y Vía Pública de la capital de Oaxaca hizo un llamado de auxilio y lanzó una alarma de alerta al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y al presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, por la falta de medidas para evitar contagios de covid-19. “En la Central de Abasto debemos seguir trabajando para garantizar el abasto de alimento a los oaxaqueños y productos de primera necesidad, sin embargo, los comerciantes somos los más vulnerables para contagiarnos de esta enfermedad. “Con el gravísimo riesgo de también ser foco de infección para los visitantes del interior del estado, que inevitablemente llevarán esta terrible enfermedad a sus comunidades, y debemos puntualizar que ni el gobierno municipal ni el estatal han puesto en marcha las medidas sanitarias, como es indispensable hoy y como se ha hecho ya en otros mercados de la República Mexicana”, recalcó. En otros lugares donde los mercados tienen ocho entradas, nada más permiten una entrada y una salida, y se han instalado túneles con regaderas que dispersan desinfectante y otros químicos útiles en estos casos. También se envían brigadas de salubridad invitando a los comerciantes a que no tomen dinero con sus manos, reparten cubrebocas, guantes y gel antibacterial, y dan capacitación para enfrentar la pandemia. “Aquí no hay nada de eso y ni pensar que llegue a haber algún infectado en el mercado, porque van a ser miles los que se contagien después del primero”, destacaron dirigentes de la Central de Abasto. “Ni los de salud del gobierno del estado han venido a vernos a esta Central donde convergen más de 60 mil personas al día”. Otra preocupación que les aqueja es que llega mucha gente de Puebla a entregar frutas, verduras y otras cosas, y no hay ningún control sanitario, pese a que esa entidad es una de las que tiene mayor índice de contaminación.

Comentarios