El CCE pide revocar acuerdo 'que discrimina las energías renovables”

domingo, 17 de mayo de 2020 · 16:10
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx). - El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), máximo organismo del sector privado, y el Partido Acción Nacional (PAN) reprobaron la decisión del gobierno federal de discriminar las energías renovables y advirtieron que se encarecerá el consumo de energía eléctrica de la población. El CCE emitió un comunicado para solicitar a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y al consejero jurídico, Julio Scherer Ibarra, que revoquen el "Acuerdo por el que se emite la Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional", que el organismo repudia. “La medida, que ha entrado en vigor a pesar de numerosas protestas y argumentos de expertos, autoridades, representaciones diplomáticas y participantes de la industria, atropella los derechos de todos los participantes en el sector eléctrico nacional. “No sólo discrimina a las energías renovables, también faculta a las autoridades para encarecer artificialmente la generación de electricidad en el país y desplazar arbitrariamente cualquier proyecto de generación del sector privado”, acusa. En el comunicado, firmado por el CCE, el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales y American Chamber, se acusa al Acuerdo publicado el viernes en el Diario Oficial de la Federación de ser una violación flagrante al marco constitucional y legal mexicano, pero además la Secretaría de Energía usurpa facultades para incidir ilegítimamente en las reglas del sector y en las condiciones de competencia, por lo que lo combatirá. https://twitter.com/cceoficialmx/status/1262068825140260865 Esta postura se produce luego de que la secretaria de Energía, Rocío Nalhe, defendió la decisión con el argumento de que el Acuerdo fortalece el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) asegura la confiabilidad y seguridad del sistema, y su participación en el Mercado Eléctrico Mayorista se dará de forma equitativa y competitiva en beneficio de sus usuarios finales. Pero el CCE fue crítico ante la decisión del gobierno: “esto representa un ataque frontal a la certeza jurídica de las inversiones en México, causando graves consecuencias para el país como la pérdida de empleos, de confianza de inversionistas, y afectaciones para los proyectos eléctricos de todas tecnologías en al menos 18 estados de la República, los cuales representan inversiones por más de 30 mil millones de dólares”. Por su parte, el presidente del PAN, Marko Cortés, demandó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que se proteja el derecho a la salud y al trabajo digno de los mexicanos, que se respeten los tratados comerciales con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, ya que estos tienen jerarquía constitucional, así como se cumpla con el Acuerdo de París para la generación de energías limpias. “Es un contrasentido aberrante, cuando todos los países del mundo están luchando para cuidar el medio ambiente, en México se esté apostando a la quema de combustóleo para producir electricidad. “Es un atentado contra las nuevas inversiones por más de 6 mil millones de dólares en energías renovables y limpias, y contra el derecho de los mexicanos a un trabajo digno y a respirar aire limpio. Simple y sencillamente esta acción es inaceptable”, subrayó Cortés. Expuso que generar electricidad principalmente con la quema de combustóleo en las termoeléctricas en vez de impulsar la generación de energías limpias y renovables es inaceptable, porque daña nuestra salud y va en contra de la estrategia mundial a favor del cuidado del medio ambiente. Además, dijo, México tenía la obligación de generar 35% de energías limpias para 2024, lo cual ratificó en el Acuerdo de París, pero desafortunadamente con esta definición el gobierno federal canceló esta posibilidad, así como la de brindar a los mexicanos energías más baratas. Mandando otro pésimo mensaje de cerrazón e incertidumbre a la inversión privada. “Otro factor de preocupación es la complicidad de López Obrador y su director general de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, quien representa todo tipo de intereses ocultos y el mayor obstáculo para modernizar el sector, pues es el mayor opositor a la apertura y actualización de la industria energética. La única salvación para el sector eléctrico es que se vaya Manuel Bartlett”, precisó.