Por países que ignoran a la OMS, covid-19 puede ser más devastador: ONU

lunes, 18 de mayo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ignorar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha causado la propagación del covid-19 por el mundo, amenazando con “ser aún más devastador” en países menos desarrollados, alertó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres durante la inauguración anual de la Asamblea Mundial de la Salud, en la que participan 194 Estados miembros. Al lamentar que la pandemia “ha puesto de rodillas al mundo” a pesar de los avances científicos y tecnológicos, Guterres destacó que también ha demostrado que para hacerle frente “se necesita un esfuerzo masivo y combinado de todos los países”. Llamó a los países que integran el G20 a “lanzar un paquete de estímulo equivalente a un porcentaje de dos dígitos del PIB mundial”, para apoyar a los países en desarrollo. En su discurso, el secretario general de la ONU evaluó que la humanidad está “pagando el precio” de haber respondido a la pandemia con “algo de solidaridad, pero muy poca unidad”, aunado a que “los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias”. Ante los representantes de 194 naciones, llamó a ponderar el impacto del covid-19 en sus distintas dimensiones: sanitaria, económica y social, considerando que “a menos que controlemos la propagación del virus, la economía nunca se recuperará”. Tras llamar a los países a respaldar económicamente a la OMS, para que este organismo pueda apoyar a países en desarrollo, Guterres advirtió que “proteger a los más vulnerables no es una cuestión de caridad o generosidad”, sino de interés general. “El Norte Global (los países más ricos) no puede derrotar al covid-19 a menos que el Sur Global (los países con menos desarrollo) lo derrote al mismo tiempo”, dijo Guterres al tiempo que pidió superar la pandemia “juntos o fallamos”. El secretario general consideró que ahora “no es el momento” de indagar “cómo la nueva amenaza se propagó tan rápidamente”, como han propuesto algunos países, entre ellos Estados Unidos, sino que es “es el momento de la unidad, de que la comunidad internacional trabaje en solidaridad para detener el virus y sus devastadoras consecuencias”. Guterres puntualizó que la vida en el planeta no será igual, por lo que llamó a los países miembros de la ONU a “poner las consideraciones de derechos humanos en el centro” para responder a “la pandemia (que) es una tragedia”. Destacó que esta realidad “es también una oportunidad para abordar la crisis climática y la desigualdad de todo tipo, incluidas las brechas en nuestros sistemas de protección social. Es una oportunidad para reconstruir de manera diferente y mejor”. Por su parte el director de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus, reconoció el interés de los países del orbe para “ponerse de pie y volver al trabajo”, aunque alertó sobre los cuidados que deben de tomarse al respecto. “Es precisamente porque queremos la recuperación global más rápida posible, que instamos a los países a proceder con precaución. Los países que se mueven demasiado rápido, sin establecer la arquitectura de salud pública para detectar y suprimir la transmisión, corren un riesgo real de perjudicar su propia recuperación”, dijo el director de la OMS. Al poner a consideración de los países miembros de la ONU el primer informe sobre la pandemia elaborador por el Comité Asesor de Supervisión Independiente, alertó sobre la mayor parte de la población mundial sigue siendo susceptible ante el covid-19, toda vez que al OMS tiene reportes de 4.5 millones de personas infectadas y más de 300 mil fallecidas. Al señalar que “la infección se ha movido como un incendio forestal”, Tedros Adhanom advirtió que sólo entre 10% y 20% de la población mundial infectada generó anticuerpos al covid-19, de acuerdo a los primeros estudios basados en análisis de sangre. “En pocas palabras, la mayoría de la población mundial sigue siendo susceptible a este virus. Ningún país se ha librado de enfrentarse a la infección”, dijo el director de la OMS al resaltar que mientras algunos países están “preparándose para lo peor”, otros ya han empezado a desactivar las medidas de confinamiento. Para Tedros Adhanom entre las lecciones que ha dejado la pandemia al mundo es que “no hay seguridad de salud sin sistemas de salud resistentes, o sin abordar los determinantes sociales, económicos, comerciales y ambientales de salud”. Concluyó: “Más que nunca, la pandemia ilustra por qué invertir en salud deber estar en el centro del desarrollo. Estamos aprendido por las malas que la salud no es un lujo, es una necesidad; la salud no es una recompensa para el desarrollo, es un requisito previo; la salud no es un costo, es una inversión; la salud es un camino hacia la seguridad, la prosperidad y la paz”.

Comentarios