Defensa de Rosario Robles argumenta que es vulnerable ante el covid-19

sábado, 2 de mayo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– La defensa de Rosario Robles buscó obtener la prisión domiciliaria para la exsecretaria de Estado con el argumento de que es una persona altamente vulnerable al contagio de covid-19. Sin embargo, no consiguieron el cambio de medida cautelar, por lo que seguirá interna en el Dormitorio B del penal femenil de Santa Martha Acatitla, una estancia que es distinta al área de población donde se encuentran la mayoría de las reclusas. Los abogados de Robles Berlanga presentaron ante el juez de control el expediente clínico de la extitular de Sedesol y Sedatu, con el objetivo de acreditar que es mayor de 60 años, que sufre hipertensión arterial y que tiene males respiratorios crónicos, mismos que no estaban especificados en la solicitud para el cambio de medida cautelar. Para solicitar el beneficio de la prisión domiciliaria y poner fin a la prisión justificada que se le dictó en el pasado, la defensa de la exjefa de Gobierno argumentó que el penal femenil se ubica en Iztapalapa, la alcaldía con mayor número de contagios en la Ciudad de México. También denunció que el área de nuevo ingreso, donde se encontraba interna Rosario Robles, fue catalogada por las autoridades como de riesgo en materia de contagios. Incluso, la defensa de la exfuncionaria aseguró que había dos casos sospechosos de covid-19 en el penal femenil de Santa Martha Acatitla. Los abogados de Robles citaron hasta algunas palabras del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quién ha dicho que las personas mayores de 60 años –Rosario tiene 64–, con hipertensión o con algún otro mal crónico, son la población de más alta vulnerabilidad en el contexto de la epidemia. En el documento para solicitar la audiencia, la defensa no presentó el argumento de que Robles sufría síntomas de covid-19, pero sí una petición para que se le practiquen exámenes médicos y así verificar su estado de salud actual. Los abogados de Rosario Robles concluyeron que con todos los antecedentes del caso y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para excarcelar a reos que cometieron delitos menores, era procedente el beneficio de la prisión domiciliaria para su clienta. Sin embargo, fuentes del sistema penitenciario de la Ciudad de México negaron que el área de nuevo ingreso sea de alto grado de contagio y explicaron que la decisión de trasladar a Robles al área de dormitorios, intenta evitar mayores contagios entre el resto de la población, debido a que en el área de nuevo ingreso se acondicionó para realizar pruebas de covid-19 a reclusas de nuevo ingreso. En este marco, un juez de control negó la posibilidad de concederle la prisión domiciliaria, por lo que deberá enfrentar el proceso penal en su contra dentro de la cárcel de Santa Martha Acatitla. La resolución fue dictada por el juez de control del Centro de Justicia Penal del Reclusorio Sur, Alejandro Villar Ceballos, quien resolvió negar el cambio de medida cautelar para Robles Berlanga. Ante la emergencia sanitaria, la audiencia del caso se realizó a puerta cerrada y sólo tuvieron acceso las partes directamente involucradas, es decir, la defensa de la exfuncionaria federal y los representantes de la Fiscalía General de la República (FGR). A Robles Berlanga se le imputa el delito de omisión por un presunto desvío por más de 5 mil millones de pesos que se cometió en Sedesol y Sedatu cuando ella fue titular de esas dependencias. Es la tercera ocasión que la defensa de Rosario Robles fracasa al solicitar el cambio de medida cautelar para su clienta. Primero, la defensa intentó obtener la libertad provisional argumentando que el delito que se le imputa a Robles no amerita prisión oficiosa, y posteriormente pidió el cambio a prisión domiciliaria. Sin embargo, hasta el momento tres jueces distintos han rechazado las solicitudes de sus abogados defensores, por lo que Rosario Robles continúa privada de su libertad.

Comentarios