Reabren los comercios de Laredo, pero extrañan a clientes mexicanos

sábado, 2 de mayo de 2020 · 13:34
LAREDO, Texas (proceso.com.mx).– Los negocios en esta frontera de Texas abrieron parcialmente el viernes, debido a que los empresarios temen aún contagios por covid-19, aunque las condiciones que les han sido impuestas les impiden obtener ganancias suficientes, señaló el presidente de la Cámara de Comercio Local, Miguel Conchas. El líder de los comerciantes en esta ciudad vecina de Nuevo Laredo, Tamaulipas, mencionó que el gobierno les permite a tiendas y restaurantes abrir, pero al 25% de su capacidad, para que la ciudadanía no se aglomere. Todos esperan el día en el que el gobierno de Estados Unidos reabra la frontera, pues son los consumidores mexicanos los que mantienen activa la economía en ciudades como Laredo, afirmó Conchas. Agregó que los tres mil establecimientos comerciales en esta localidad deberán esperar hasta finales de mayo para que pueda regresar la oleada de clientes del otro lado de la frontera. “Estamos en espera de ver los resultados económicos de este primer día, y vemos que hay mucho ánimo, porque algunos comercios han estado cerrados por más de 30 días, aunque tenemos que ver que muchos restaurante optaron por seguir cerrados, porque dicen que no les conviene trabajar al 25% de su capacidad. Aunque muchos siguen trabajando con comida para llevar y en eso parece que no les va mal”, señaló. El presidente del organismo empresarial texano explicó que en el tradicional Mall del Norte, a donde acude gran parte de los mexicanos que cruzan la frontera, ya abrieron numerosos establecimientos, buscando balancear sus finanzas que fueron afectadas por la cuarentena que ordenó a partir del 18 de marzo el condado de Webb, donde se encuentra esta ciudad. Dijo que el gobernador republicano de Texas, Greg Abott, dispuso que ya no fuera obligatoria la portación de cubrebocas para los ciudadanos en la entidad, aunque en este primer día de reapertura hubo muchos que la seguían usando. “Inicialmente se pidió por ordenamiento que todos portaran la mascarilla, pero el gobernador ya dijo que no es necesario, pero la gran mayoría aquí se ven con la boca y la nariz cubiertos, clientes, empresarios y empleados, mayormente hay miedo todavía. Habrá qué ver si pasando los días la gente toma confianza y ya se lo quita”, explicó. Conchas dijo que será hasta el lunes cuando la Cámara de Comercio en la localidad pueda cuantificar los beneficios que arrojó para los afiliados la reapertura en esta frontera, aunque la verdadera recuperación ocurrirá cuando los clientes mexicanos vuelvan. “Lo que sí te puedo decir, y es importante, es que sigue habiendo restricciones en el Puente Internacional y eso impacta mucho en la frontera, tanto en Laredo Texas, como en McAllen, porque estas ciudades dependen mucho de las personas que vienen de México de compras”. “Ahorita hay un número muy limitado de personas que cruzan. Pueden hacerlo los que vengan a cuestiones esenciales. Pero lo fuerte del comercio es realmente cuando vienen de compras desde México. Fíjate que ya se nos pasó la Semana Santa, que es una de las épocas más fuertes para el comercio de aquí”, señaló.