Errática, la respuesta del Estado ante la pandemia: Jaime Montejo, activista fallecido por covid-19

miércoles, 6 de mayo de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La actual crisis sanitaria y su consecuente impacto socioeconómico en México hacen prever un aumento del trabajo sexual por parte de hombres y mujeres que de esta manera buscarán asideros para sobrevivir al desastre, advirtió hace un mes el sociólogo Jaime Montejo, vocero de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, quien falleció hoy víctima de covid-19. Lo anterior fue expresado por el activista durante una larga plática con Proceso acerca del trabajo preventivo y de apoyo que esa organización civil realiza en favor de las trabajadoras sexuales ante la contingencia sanitaria (“Ayer vulnerables, hoy parias”, Proceso 2266). Fuentes allegadas a la Brigada Callejera señalaron que la compañera de Jaime, Elvira Madrid, se encuentra hospitalizada, al parecer por la misma causa: infección por covid-19. Ambos formaron parte del equipo fundador de esa asociación, creada hace aproximadamente 25 años por Jaime, Elvira y otros sociólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Montejo dirigía también la Agencia de Noticias Independiente Noti-calle, en la que hace dos semanas publicó un editorial sobre la desatención gubernamental hacia los llamados grupos “vulnerables”, entre ellos las trabajadoras sexuales, en el contexto de la emergencia sanitaria. “No es suficiente la voluntad política. Hace falta que quienes traen una encomienda en favor de ‘grupos vulnerables’ en sus manos dejen de ver el servicio público como una carga moral difícil de llevar a cabo. Mientras ello suceda, las diferentes fases de la contingencia invocada por el covid-19 seguirán su rumbo, y la gente más empobrecida y violentada por la falta de oportunidades pondrá la mayoría de defunciones”, escribió. Más aún, el activista cuestionó la “errática y demagógica” respuesta del Estado ante la crisis, lo que –sostuvo-- se ha traducido en “un aumento desproporcionado de la violencia institucional, a modo de represión y extorsión policiaca hacia trabajadoras sexuales, clientes, poblaciones callejeras y defensores y defensoras de derechos humanos…” Añadió: “Quisiéramos estar en cuarentena, sobre todo quienes tenemos padecimientos crónicos como diabetes, hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, VIH o cáncer, entre otros más, pero no podemos dejar de garantizar un peso mínimo de soporte vital a quienes les debemos la existencia de nuestra organización”. Literalmente, Jaime Montejo se jugó la vida por su compromiso social. Murió en la lucha…