La SFP debe informar qué insumos se compraron a China para atender covid-19

jueves, 11 de junio de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) dar a conocer qué insumos para la salud se compraron al gobierno de China para atender el brote de covid-19 en el país, incluidos el precio unitario, cuáles ya se recibieron, cuáles están por recibirse y en qué fechas. En un comunicado, el INAI informó que luego de que la SFP se declaró incompetente para responder a la solicitud de información que pedía esos datos, el solicitante interpuso un recurso de revisión que llegó a la comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena, quien en su análisis del caso determinó que tanto la SFP como las dependencias y entidades que hubieran adquirido insumos ante la pandemia son competentes para conocer la información, y les instruyó a atender la petición. Ibarra Cadena recordó que, durante la conferencia matutina del 9 de abril pasado, el canciller Marcelo Ebrard indicó que el gobierno mexicano compró al gobierno de China 5 mil 262 ventiladores, 725 mil guantes y 11.5 millones de máscaras respiradoras KN95, por un valor de 56.4 millones de dólares. Y resaltó que la dependencia también debe informar cómo se dio cumplimiento a lo establecido en el artículo 134 constitucional, a fin de garantizar las mejores condiciones para el Estado mexicano en la compra de dichos insumos, tal como lo expresa la solicitud. De acuerdo con la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, abundó, la SFP tiene facultades para intervenir en los procedimientos de adquisiciones que lleven a cabo las dependencias y entidades de gobierno. Finalmente, constató que cuenta con unidades administrativas facultadas para atender la solicitud del particular, como la Coordinación General de Órganos de Vigilancia y Control, la Dirección de Políticas de Fiscalización de Contrataciones Públicas y los propios órganos internos de control (OIC) de las dependencias y entidades federales. “En la medida en que pongamos a disposición de la ciudadanía la información solicitada por el particular, estaremos en mejores condiciones de abrir las puertas a la vigilancia del desempeño del poder público, a partir de un ejercicio de contraloría social que, además de alentar la rendición de cuentas, aumente la confianza en la gestión gubernamental de esta situación tan apremiante”, concluyó. (Melisa Carrillo)