HRW denuncia las "normas draconianas" impuestas por Cuba a sus médicos misioneros

jueves, 23 de julio de 2020 · 14:14
MADRID, (EUROPA PRESS).- Human Rights Watch (HRW) denunció este jueves las "normas dacronianas" impuestas por el gobierno cubano al personal sanitario que envía en misiones médicas al exterior, incluidos los profesionales de la salud que han viajado a otros países para ayudar a combatir la pandemia de coronavirus, instando a los gobiernos de los países de acogida a garantizar el respeto a los derechos humanos de estos cooperantes. Las misiones médicas de Cuba comenzaron en 1963 con la enviada a Argelia y, desde entonces, se han extendido por todo el mundo. Actualmente, hay unos 30 mil sanitarios cubanos desplazados al extranjero, a los que se han sumado los mil 500 que la isla caribeña ha destinado a combatir la covid-19 en distintos lugares de Europa, África o América Latina, de acuerdo con cifras de HRW. "Los médicos cubanos enviados a responder a la pandemia de covid-19 ofrecen valiosos servicios a numerosas comunidades, pero a costa de sus libertades más básicas", denunció el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, en un comunicado. La ONG explicó que "Cuba ha diseñado normas represivas que rigen la vida de aquellos que envía al exterior", las cuales "imponen límites severos a la libertad de expresión, asociación y movimiento, así como a la privacidad de los trabajadores de la salud".
Libertades coartadas
La Resolución 168 dictada en 2010 por el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera limitaría los derechos de libertad de asociación al considerar infracción mantener "relaciones de amistad o vínculos de otro tipo" con cualquier persona "cuya conducta no esté acorde con los principios y valores de la sociedad cubana", específicamente con quienes tengan "posiciones hostiles o contrarias a la Revolución cubana". Además, dicha resolución "limita la libertad de circulación" porque también señala como infracción "frecuentar lugares que dañen el prestigio (del médico) en el concepto público" o "lugares que, dadas sus características, resulten proclives a alteraciones del orden público". "Los trabajadores de la salud también deben obtener 'autorización' para 'participar en actos públicos de carácter político o social'", apuntó la ONG. HRW indicó que "la libertad de expresión de los trabajadores de la salud cubanos también se ve gravemente limitada", ya que "necesitan 'instrucciones y autorizaciones' para 'emitir valoraciones' a los medios de comunicación sobre 'situaciones internas del centro de trabajo' o que 'comprometan la colaboración cubana'" en el país. Asimismo, "constituye una infracción 'difundir o propagar criterios o rumores que vayan en detrimento de la moral o el prestigio del colectivo o de algún integrante de este'". La normativa cubana también "limita considerablemente el derecho de los médicos y otros cubanos a salir del país". Así, "los trabajadores de la salud que forman parte de misiones reciben los denominados pasaportes 'oficiales', que sólo tienen validez durante el período de la misión, y a su regreso a Cuba las autoridades pueden impedir hasta cinco años que salgan al extranjero por considerar que son trabajadores que "realizan actividades vitales para el desarrollo económico, social y científico-técnico del país".
Sanciones disciplinarias y penales
"Las sanciones previstas para quienes cometan infracciones disciplinarias van desde la retención de salarios hasta la expulsión de la misión y el regreso a Cuba", siendo estas medidas disciplinarias las más frecuentes, expuso HRW. Sin embargo, también puede haber sanciones penales para el personal sanitario que "abandone" la misión, con penas de hasta ocho años de cárcel, o una prohibición de volver a Cuba durante ocho años, ya que las normas migratorias así lo establecen para quienes hayan sido declarados "indeseables". Human Rights Watch recordó que el pasado mes de noviembre un grupo de relatores especiales de Naciones Unidas se interesaron por la situación del personal de las misiones médicas cubanas y alertaron de que, conforme a la información que recibieron "de primera mano" sobre sus condiciones laborales, "podrían elevarse a trabajo forzoso". La ONG recalcó que "los países que reciben médicos cubanos tienen obligaciones de Derechos Humanos respecto de todas las personas en su territorio, lo cual incluye a los sanitarios cubanos", por lo que "deben asegurarse de que los acuerdos alcanzados con el gobierno cubano prevean garantías efectivas para los derechos de los trabajadores". "Los gobiernos interesados en recibir la asistencia de médicos cubanos deben exigirle al gobierno de Cuba que reforme su 'orwelliano' sistema, que regula con quiénes los médicos pueden vivir, hablar o incluso mantener una relación sentimental", reclamó Vivanco. El jefe de HRW para la región advirtió que, en caso contrario, "los gobiernos que acepten asistencia cubana que incluya condiciones abusivas impuestas por Cuba podrían convertirse en cómplices de graves violaciones de Derechos Humanos". "A nadie le sorprende que el régimen cubano no esté dispuesto a respetar los derechos de sus trabajadores de la salud, pero otros gobiernos deben abstenerse de contribuir a esta explotación", exigió Vivanco. Te puede interesar: Médicos cubanos no atenderán covid-19, sólo harán recomendaciones: SRE