El ranchito del gobernador de Querétaro

viernes, 28 de agosto de 2020
QUERÉTARO, Qro. (proceso).- Durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a esta entidad, el miércoles 19, el gobernador panista Francisco Domínguez Servién se deslindó de su secretario particular, Guillermo Gutiérrez Badillo –a quien despidió de manera fulminante–, quien fue videograbado mientras recibía fajos de billetes como presuntos sobornos a cambio de votos para aprobar la reforma energética. “No había necesidad de darme dinero para obtener un voto que ya se tenía por convicción personal. Además, lo reitero, lo he dicho siempre en mi vida política, su servidor no vive de la política”, fue una de las frases con las que Domínguez Servién buscó desmarcarse del escándalo. Las afirmaciones del mandatario estatal no se sostienen: panistas consultados consideran imposible que Gutiérrez –quien ha acompañado a Domínguez Servién desde hace 14 años en sus cargos de diputado federal, alcalde, senador y gobernador–, pudiera actuar sin conocimiento de su jefe. Entre panistas de Querétaro es conocida la estrecha cercanía de Domínguez Servién y Gutiérrez Badillo, desde que el primero encabezó la Unión Ganadera Regional de Querétaro (2002-2008) y el segundo llegó a ofrecer sus servicios como diseñador.
Te recomendamos: Acusaciones de Lozoya son “una bajeza inaudita con intención política”: Francisco Domínguez
Gutiérrez terminó por servirle como chofer, después fue su secretario particular en los diferentes cargos que Domínguez ha ocupado en su carrera política, incluido el de senador, etapa en la que presuntamente habría recibido los sobornos para su jefe. Cuando Domínguez fue electo gobernador nombró a Gutiérrez secretario privado, cargo en el que percibió una remuneración bruta de 69 mil 272 pesos mensuales, según los tabuladores de 2019 que difunde el Poder Ejecutivo de Querétaro. Públicamente fue difundido que lo incluyó en las comitivas que lo acompañaron en 12 de sus 13 giras al extranjero. En una fotografía –que comenzó a ser divulgada en redes sociales luego de conocerse el video donde Gutiérrez recibe dinero–, se le mira sosteniendo las manos del Papa Francisco ante la mirada de su jefe, en su visita a la Ciudad del Vaticano en diciembre de 2016. Y en la época en que el secretario particular recibía los fajos de billetes, el gobernador liquidó el pago de los terrenos que le permitieron aumentar la superficie de su rancho La Cruz de Mayo de 10 a 80 hectáreas.

Cuadruplica su terreno

La crisis de 1995 dejó endeudado el negocio familiar de Domínguez Servién; pese a la mala racha que lo siguió en esa década, a raíz de su ingreso a la política cuadruplicó el tamaño de su rancho, al adquirir 60 hectáreas, mismas que finiquitó cuando era senador. “Vi a mis papás deshaciéndose de algunas cosas para poderle pagar al banco y que no quebrara el negocio”, declaró Domínguez sobre lo vivido por su familia en 1995, en un video promocional titulado ¿Quién es Pancho Domínguez? Y divulgado el 6 de abril de 2015. Ese hecho, según refirió, lo motivó a inscribirse en el PAN en 1996. En 2016, ya como gobernador, fue cuestionado por el crecimiento acelerado de su rancho en los años en que fue alcalde y senador, pero el panista difundió otro video en el que aseguró que el rancho era el fruto del trabajo de su familia durante medio siglo. “Hoy, con mucho orgullo, les quiero enseñar el resultado de 50 años de trabajo familiar”, dice Domínguez en el video Rancho La Cruz de Mayo, hecho público el 6 de diciembre de 2016. Sin embargo, en una entrevista sobre la compra de 60 hectáreas en 2012, Domínguez Servién reveló que las pagó durante el periodo en que fue senador.

Una familia emprendedora

Alejandro Domínguez, hermano del gobernador, rememoró en el video sobre el rancho La Cruz de Mayo, que su padre –fallecido en 2005 y quien compró las primeras 10 hectáreas del rancho en 1978– les dijo a sus hijos que él ya no haría crecer el rancho y si querían hacerlo, les tocaba a ellos. “Esto, si mi papá lo ve desde el cielo, pues ha de estar feliz”, relató en el video, donde se aprecian los galerones que albergan un hato de 2 mil 200 vientres, sobre una superficie de 80 hectáreas, cuyo valor El Financiero estimó en 70 millones de pesos en 2015. Aunque maneja el negocio como familiar, en realidad Domínguez Servién es propietario de 96% de las acciones de la empresa Rancho La Cruz de Mayo, Sociedad de Producción Rural de Responsabilidad Ilimitada, como se lee en la escritura 101,067, fechada el 10 de septiembre de 2012, es decir, 12 días después de rendir protesta como senador en la LXII Legislatura. Esta empresa, en la que están asociados Francisco y Alejandro Luis Domínguez Servién con su madre, María Elena Servién Chavarría, es propietaria de La Cruz de Mayo. De acuerdo con los documentos de la compraventa, divulgados en 2016, la adquisición de los cuatro predios que sumaron 60 hectáreas se firmó en 2012 y, de acuerdo con el propio mandatario estatal: “Le terminé de pagar a esta familia en 2015, porque fueron muchos años, los que yo le agradezco, me dieron la oportunidad de pagarles poco a poco estos terrenos”, dijo en una entrevista. Aunque el avalúo de los cuatro predios ascendió a 6 millones 364 mil pesos, de acuerdo con las escrituras difundidas ese mismo año, sólo se pagaron por ellos 2 millones 343 mil pesos, es decir, 4 millones menos.
También puedes leer: Gobernador de Querétaro cesa a su secretario tras video de supuesto soborno
Dentro de las críticas formuladas al mandatario se expuso que nueve meses después de la compra, Banorte tomó como garantía uno de los predios, que fue adquirido por 971 mil 832.24 pesos, para otorgar un crédito de 8 millones, pues el avalúo arrojó un precio real de15 millones 518 mil pesos. El Rancho La Cruz de Mayo no es el único negocio próspero de los Domínguez Servién. Al menos dos de sus hermanos han constituido tres empresas en lo que va de su sexenio como gobernador. En 2017, su hermano Alejandro Luis Domínguez Servién fundó con Alejandro Emiliano Domínguez Yáñez y Claudia Verónica Yáñez Cabrera la empresa Alesem, S de RL de CV. En tanto, María Elena, una de las hermanas del gobernador de Querétaro, ha constituido dos empresas en el presente sexenio. En 2017 se asoció con su madre María Elena Servién para crear la empresa Zerfel, SA de CV, en la que nombraron a José Isaic Gualupe Pérez Uribe como el comisario. Pérez Uribe es el empresario que, siendo accionista de la empresa Comercializadora CEM, SA de CV, vendió camillas a sobreprecio a los Servicios de Salud del Estado de Querétaro, como lo consignó Proceso en 2014. La otra empresa que constituyó la hermana de Francisco Domínguez es Bioplástika, S de RL de CV, la cual fundó el año pasado con su socio Alejandro Emiliano Domínguez Yáñez, quien también aparece en la empresa Alesem, S de RL de CV, con Alejandro Domínguez Servién, el hermano del gobernador de Querétaro. Texto publicado en la edición 2286 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.