Reforma exhibió 'su ruindad” por el manejo 'tendencioso” de cuenta pública 2019 de Macuspana: gobernador

viernes, 11 de septiembre de 2020
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador Adán Augusto López Hernández aclaró que el Congreso local aún no dictamina la cuenta pública 2019 del municipio de Macuspana, por lo que no se puede hablar de irregularidades “sobre algo que todavía ni siquiera se ha revisado”. El mandatario morenista respondió así al diario Reforma, que en su edición de este viernes publicó que en Macuspana se “esfumaron” 223 millones de pesos tras la renuncia del alcalde morenista Roberto Villalpando Arias y todos los regidores de Cabildo.
Nota relacionada:
Corrupción en Macuspana no está probada, dice AMLO y llama “pasquín inmundo” a Reforma López Hernández se sumó a la condena que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo en su conferencia mañanera contra el periódico, al que tildó de “pasquín inmundo”. “Es el caso clásico del hampa del periodismo, según la máxima de que la calumnia cuando no mancha, tizna”, arremetió el presidente. En su cuenta de Twitter, el gobernador tabasqueño dijo que Reforma exhibió “su ruindad” por el manejo “tendencioso” de sus ocho columnas, y explicó que la cuenta pública 2019 del ayuntamiento de Macuspana está en proceso de revisión y la del ejercicio 2020 iniciará hasta el próximo año. “Una manera de decir que en Tabasco reina la impunidad. Lo digo y lo repito: si hubiese irregularidades en alguna cuenta pública, en algún sector de la administración estatal, pues vamos a proceder, aquí no hay impunidad para nadie”, manifestó en posterior entrevista. Aunque el exalcalde morenista, Roberto Villalpando, declaró públicamente que dejaba el cargo por contagiarse dos veces de covid-19 y para operarse una rodilla, el gobernador reveló que había división en el ayuntamiento y provocaba inestabilidad política. “No pudieron superar las diferencias políticas al interior del Cabildo y decidieron presentar la renuncia”, indicó, y negó que la dimisión del alcalde y regidores de Macuspana haya sido obligada por un supuesto faltante de 223 millones de pesos, como publicó el diario Reforma. Tras manifestar que “hay quienes tratan de sacar raja política de la mentira”, afirmó que, en caso de haber irregularidades en el manejo de recursos públicos en algún sector de la administración, se procederá conforme a lo que establece la ley. Añadió que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE) debe presentar, a más tardar el 30 de septiembre, el informe de resultados sobre las cuentas públicas 2019, para que sean calificados y los diputados determinen la reprobación o aprobación en su caso. “Luego entonces, si no se ha cerrado el periodo de revisión, pues no hay desvíos”, remarcó, y rechazó que la exsegunda regidora y primera síndica de Hacienda, Concepción Falcón Montejo, cuñada del presidente López Obrador, esté implicada en malos manejos financieros. Ocupaba ese cargo, pero no manejaba recursos, aunque sí tenía “una función específica de validación y supervisión al interior del Cabildo”. En 2019 (primer año de gobierno), el municipio de Macuspana tuvo un presupuesto de 611 millones 419 mil y este año de 716 millones 192 mil pesos, más de mil 327 millones en dos años.

Ayuntamiento familiar

“Conchi” Falcón Montejo es segunda esposa de José Ramiro “Pepín” López Obrador, quien fue alcalde de Macuspana por el PRD en el trienio 2004-2006, y desde el inicio del gobierno morenista de Adán Augusto, en enero de 2019, subsecretario de Asuntos Fronterizos, Migrantes y Derechos Humanos. Como segunda regidora y primera síndico de Hacienda era la segunda figura política en importancia del ayuntamiento de Macuspana, después del alcalde Roberto Villalpando. Como tercer regidor y segundo síndico de Hacienda despachaba su primo Abel Falcón Núñez, y como séptimo regidor otro primo, Abel Antonio Falcón Falcón. Un tercer primo, Gerardo Jesús Falcón Domínguez, era el contralor municipal. La familia Falcón también copó el ayuntamiento de Macuspana en el trienio 2004-2006 que encabezó “Pepín” López Obrador. En la subdirección de Obras Públicas despachaba Ignacio “Nacho” Falcón Montejo, hermano de la esposa de “Pepín”, y el medio hermano de “ConchI”, Abel Falcón Ruiz, cobraba como subdirector administrativo del ayuntamiento. Irma González Pérez, prima de “Conchi” Falcón, era regidora y segunda Síndico de Hacienda, y su hijo, Asterio Falcón González, chofer del alcalde “Pepín”. Baltasar González Pérez, hermano de la regidora Irma González, fue subdirector de Finanzas, y Gaspar Díaz Guillermo, cuñado de Irma González, subdirector de Seguridad Pública. Lucia Falcón González, cuñada de Irma González y esposa de Gaspar Díaz, fue asesora jurídica del ayuntamiento, y Gaspar Díaz Falcón, sobrino de Irma, subdirector del DIF. La hermana de éste, Yelineth Díaz Falcón, ocupaba la jefatura del departamento de Atención Ciudadana, y Abel Zacarías Falcón y Agustín Falcón Pérez, primos de “Conchi”, fueron coordinador operativo de Seguridad Pública y juez calificador, respectivamente.

Reprueban a “pepin” cuenta pública 2006

En diciembre de 2007, el Congreso local reprobó la cuenta pública 2006 de “Pepín” López Obrador al hallar el Órgano Superior de Fiscalización (OSFE) irregularidades en 108 proyectos de obras públicas por 54 millones 556 mil 705 pesos, violación a los tabuladores salariales y nepotismo. Esa cantidad equivalía al 86% del total de la obra pública ejercida por “Pepín” en el último año de gobierno, según denunció en tribuna el diputado del PRI Ulises Solís García. “Esto representó un grave daño al erario municipal porque no fueron licitadas las obras y tampoco refrendadas”, manifestó el priista. En 2006, el ayuntamiento de Macuspana manejó un presupuesto superior a 450 millones de pesos, y durante la revisión el OSFE encontró obras con “irregularidades físicas, conceptos pagados no ejecutados, gastos no comprobados, irregularidades en el contrato y materiales requeridos no suministrados”. Asimismo, detectó “irregularidades administrativas, carencia de documentación, incumplimiento de programas, inconsistencias en autoevaluaciones trimestrales, planeación, programación y presupuestación de obras, incumplimiento de contratos, ausencia de procesos de licitación y falta de control interno”. También encontró percepciones superiores a los montos máximos autorizados en el tabulador de sueldos, compensaciones, bonos y dietas obtenidos por síndicos, regidores, directores, subdirectores y jefes de departamento del ayuntamiento de Macuspana, por más de un millón 865 mil pesos. “Pepín” López Obrador impugnó la resolución del Congreso, vía controversia constitucional, promovida en 2008 ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por el ayuntamiento de Macuspana, que siguió siendo gobernado por el PRD hasta 2009. En junio de 2012, los ministros de la SCJN resolvieron por unanimidad que José Ramiro López Obrador otorgó indebidamente sueldos, compensaciones, bonos y dietas a mandos del ayuntamiento de Macuspana. La sentencia de la controversia constitucional 17/2008, cuya ponente fue la magistrada Olga Sánchez Cordero, ahora secretaria de Gobernación del presidente Andrés Manuel López Obrador, confirmó que “Pepín” tuvo un saldo negativo en la comprobación de participaciones federales relacionadas con el Ramo General 33 y, además, en un proyecto de obra pública “hubo gasto de material y maquinaria en exceso”. La sentencia de Sánchez Cordero resolvió que las investigaciones del OSFE eran correctas, ya que existieron “percepciones superiores” a los montos máximos autorizados en sueldos, por un millón 865 mil 749.04 pesos. Otra de las irregularidades detectadas fue en el gasto público de participaciones federales, recaudación propia y Ramo General 33, por 48 millones 932 mil 721 pesos, de los cuales el ayuntamiento, en principio, sólo solventó 30 millones 785 mil 889.26 pesos, lo que afectó a la hacienda pública. Sin embargo, posteriormente el ayuntamiento solventó 18 millones 146 mil 831.80 pesos, de los cuales fueron procedentes 17 millones 730 mil 261.42 pesos, quedando pendiente de solventar un saldo de 416 mil 570.38 pesos. La Corte también avaló la observación del OSFE por gasto de material y maquinaria en exceso por la cantidad de 360 mil 760.94 pesos, faltante que tampoco fue restituido.