La rifa del avión presidencial: lo que verdaderamente está en juego y por qué

martes, 15 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). – La expectativa por la rifa “simbólica” del avión presidencial o el equivalente, es decir, los 100 premios de 20 millones de pesos cada uno, generó la creación del hashtag #TeLoExplicoEnCachitos, el cual produjo todo tipo de comentarios, insultos, halagos, promocionales, publicidad y memes a favor y en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Se trata del Gran Sorteo Especial No. 235 equivalente al Avión Presidencial, como se anuncia en la Lotería Nacional, y el premio es semejante al precio de 218 millones 700 mil dólares que costó el Boeing 787-8, denominado TP-01 “José María Morelos y Pavón”, el cual compró Felipe Calderón durante su sexenio pero disfrutó su sucesor Enrique Peña Nieto.

Horario y dónde ver la transmisión de la rifa

La rifa se llevará a cabo hoy 15 de septiembre a las 16:00 horas, en el Salón de Sorteos del Edificio Moro de la Lotería Nacional. Se podrá seguir la transmisión en https://www.youtube.com/user/VideotecaLotenal El “cachito costó 500 pesos, no habrá reintegros ni pagos por aproximaciones o terminaciones. La venta de boletos comenzó el 10 de marzo de 2020. Con lo obtenido del sorteo se comprará equipamiento para hospitales con un valor de 2 mil 500 millones de pesos. De acuerdo con las Reglas Específicas del Gran Sorteo Especial 235, elaboradas por la Junta Directiva de la Lotería Nacional (Lotenal) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se emitieron 6 millones de billetes con una numeración única y consecutiva con un valor de 500 pesos; 100 premios de 20 millones de pesos cada uno y con un valor total de la emisión de 3 mil millones de pesos. El juego se llevará a cabo con la asistencia del director general o la persona que a defecto él designe; de los representantes de la Subdirección General de Comercialización y de Servicios de la Subdirección General Jurídica; un representante del Órgano Interno de Control y un representante de la Secretaría de Gobernación. El pago de los premios obtenidos en el sorteo será únicamente contra la presentación y entrega física de los billetes premiados, una vez que se haya verificado la autenticidad de los mismos. Al hacerse el pago de premios se identificará a los tenedores de los billetes. El pago de los premiados se efectuará en el Plaza de la República número 117, primer piso, colonia Tabacalera, alcaldía Cuauhtémoc, código postal 06030, en la Ciudad de México, en días hábiles de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas. El derecho al cobro de los premios prescribirá en un año contado a partir del día siguiente al de la fecha de celebración del sorteo. Para efectos de la fórmula antes referida se considerarán años calendario y el término concluirá a las 12 horas del día siguiente. En caso de que el último día de vigencia de derechos fuera inhábil se correrá el término al siguiente día hábil. “El Gran Sorteo Especial 235 se llevará a cabo mediante el instrumental y procedimiento que a continuación se describe: Instrumental mediante el empleo de siete esferas con la designación de unidades decenas centenas unidades de millar decenas de millar centena de millar y unidad de millón, lo anterior para llegar a la integración de los números del sorteo, es decir el número 0 000 000 al 5 999 999”. Además, seis de las esferas contendrán cada una 10 bolas numeradas del 0 al 9 que permitirán diferenciar con claridad entre dígitos distintos, excepto la correspondiente a las unidades de orden superior unidad de millón que contendrá 6 bolas del 0 al 5 conforme la emisión definida en la estructura del premios del sorteo. Habrá un mecanismo que le permita al presídium visualizar el número de la terminación ganadora en cada extracción de acuerdo con la estructura de premios prevista para el sorteo y otro mecanismo que permitirá visualizar a los presentes en el Salón de Sorteos los resultados de las extracciones realizadas de los números ganadores así como el nombre, número y fecha del sorteo.  Un timbre indicará el inicio y término del sorteo. Como parte del procedimiento, se exhibirán al público las bolas correspondientes a cada una de las esferas. Para el sorteo, los servidores públicos designados verificarán que el número de bolas esté completo. Se procederá al vaciado liberación de las bolas en cada una de las esferas. Los niños gritones saldrán a saludar al presídium. Se dará el timbrazo de inicio del sorteo y los niños accionarán el mecanismo que permitirá revolver las bolas al interior de cada esfera de manera simultánea, por lo menos durante 30 segundos.
Te recomendamos: Las dos caras del avión presidencial
La extracción de una bola por esfera compondrá el número premiado. Se realizarán según la estructura de premios prevista para el sorteo. Una vez efectuada la primera, las bolas se introducirán nuevamente en las respectivas esferas para proceder a la siguiente. Los números premiados serán verificados por los miembros del presídium y quedarán inscritos en el medio de comunicación destinado para tal efecto. En caso de que un número integrado por las siete esferas sea repetido una o varias veces obtendrá tantos premios cómo hayan salido, en virtud que la probabilidad siempre será la misma para todos los números de la emisión. En el sorteo se hará un reparto de premios y reintegros equivalente a cuando menos el 66.66% del valor de la emisión de billetes. Esto comprenderá premios equivalentes a 20,000.000 de pesos cada uno. Al concluir el sorteo se levantará un acta en la que serán constatados los números de billetes que obtuvieron los premios, misma que deberá ser suscrita por los servidores públicos señalados en estas reglas. Al terminar el sorteo se hará el cotejo de los premios y se publicarán en las listas oficiales de premios. “La entidad será la única facultada para interpretar las presentes reglas específicas y resolver todo aquello que no se encuentra previsto en las citadas reglas; el pago de los premios estará garantizado con los recursos financieros que proporcionará el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado”. Los compradores de billetes podrán comercializar el total o parte de los billetes adquiridos, sin embargo, bajo ninguna circunstancia podrán vender los billetes del sorteo incrementando el valor nominal de los mismos. Una vez descontados los costos de operación del sorteo la entidad entregará los recursos generados por la venta de billetes a las instituciones públicas beneficiarias del sorteo. A las o los comisionistas de la entidad se les otorgará por la venta de los billetes una comisión de 10% sobre el valor nominal de los mismos. Tratándose de organismos de venta, estos recibirán el 2% y sus vendedores ambulantes de billetes el 8%
Los preparativos
Desde diciembre de 2018, el avión presidencial se quedó en California, Estados Unidos, con la finalidad de venderlo o arrendarlo. Un año después, como nadie quiso adquirirlo, regresó a México. López Obrador informó entonces que la estancia en el vecino país costó 13 millones de pesos para su preservación y 15 millones para su mantenimiento. Semanalmente se pagaban 4 mil dólares para que estuviera en condiciones de volar. En la conferencia de prensa mañanera del 17 de enero, cuando López Obrador dio a conocer las cinco opciones que se evaluaban para deshacerse del avión, las “benditas redes sociales”, como las bautizó el mandatario, echaron a volar su imaginación y se generaron muchos memes burlándose sobre el lugar dónde lo colocarían los mexicanos premiados, dada la magnitud de la aeronave tan lujosa que el mismo mandatario se burlaba diciendo que no la tenía ni Obama, en alusión al expresidente de Estados Unidos, Barack Obama o el sucesor, Donald Trump. Al final ganó la rifa a través de la Lotería Nacional. “Se le daría al que ganara. Nada más algunas reglas como condición: Cuando alguien se saque el avión sería muy lamentable que lo malbaratara. Por eso, como norma le tendríamos que poner que, si lo vende, cuando menos sea a precio de avalúo, pero estamos hablando de un avión. Si lo va a rentar, tiene que tener una empresa que lo administre”. Después de esas declaraciones, el imaginario colectivo en las redes sociales se disparó. Todo iba bien, pero la venta de boletos se interrumpió por la irrupción del virus SARS-CoV2 causante del covid-19 en el mundo, el cual hasta el 14 de septiembre había cobrado la vida de 71 mil 49 personas y 672 mil contagiadas. El 13 de julio se reanudó la venta de “cachitos”, pero no se habían vendido los 6 millones de números de la serie para recaudar los 3 mil millones de pesos que se esperaba recaudar, pese a que los empresarios se habían comprometido a pagar mil 500 millones de pesos de manera voluntaria por la mitad del boletaje.  Ese mes se habían entregado solo 1.5 millones de boletos según Lotenal. A principios de agosto iban 2.2 millones, el 34% del total. Por eso, el 24 de agosto, después de que se supo que no se habían comprado ni la mitad, el gobierno lanzó un video promocional de un minuto de duración con López Obrador arriba del avión y expresó: “Esto es un insulto. Este avión lo vamos a rifar el 15 de septiembre y lo que se obtenga se va a utilizar para comprar equipo médico y atender al pueblo”. En el video difundido en redes sociales, añadió: “Este avión lo vamos a rifar el 15 de septiembre y lo que se obtenga se va a utilizar para comprar equipo médico y atender al pueblo. Compra tu cachito, hagamos historia”, resaltó, recargándose en el asiento donde se sentó Peña Nieto cuando viajó en el avión, el cual se distingue porque está cubierto con una tela verde y el escudo nacional en una esquina superior. Y agregó: “Yo me veo pequeño, pero no estoy acomplejado. Soy republicano. El poder es humildad. Estos parecían reyes, miren los lujos que se daban”, indicó, mientras se veían los interiores de la recámara presidencial, los baños, la cabina de pasajeros… “Habiendo tanta pobreza, un avión lujoso es un insulto. Adquirido en noviembre de 2012, en una compra ordenada por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, la aeronave costó unos 114 millones de dólares, pero elevó su valor a casi el doble porque se le hicieron modificaciones a su interior. Su precio final fue calculado en 218 millones 700 mil dólares. Antes de la difusión del video, confesó: “Quiero de una vez también decirles que ya lo vi, ahora sí, ya me subí. Fui porque grabé un mensajito que va a salir, para la rifa y para decir: ‘Miren, se rayaban’. ¡Es increíble! De veras que si pudiéramos… cuando menos haciendo una selección porque no podrían ir todos, pero sería muy bueno que fuera la gente a verlo, así como van a Los Pinos. “Es que es impresionante, es enorme, enorme, enorme y con lujos como para una monarquía, para reyes, o sea, impresionante”, destacó. En menos de 30 días se vendieron más de 1.5 millones de billetes, según datos oficiales. Hasta el 7 de septiembre, según datos de López Obrador se habían entregado el 63.5% de los cachitos, equivalente a mil 907 millones de pesos y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) adquirió un millón más para hospitales. Después, anunció que alrededor de 956 hospitales recibirán alrededor de mil boletos a 500 pesos cada uno, para que “si son afortunados” puedan invertirlo en materiales. Los “cachitos”, como se le conoce a cada boleto de la Lotería Nacional (Lotenal) sería comprado por el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, organismo encargado también de subastar los bienes confiscados al crimen organizado para destinarlo a financiar programas sociales. El Gobierno de México se comprometió a comprar un millón de billetes para que los nosocomios obtengan esos recursos también financiados por el gobierno y los trabajadores decidirán en qué se ocupa el premio, en equipos, en mejorar el hospital, tener uniformes, protección del personal, ambulancias… El 14 de septiembre, López Obrador anunció que había llegado a la meta de cachitos vendidos para la rifa y los premios. Se reunieron, dijo, 2 mil millones de pesos, monto suficiente para cubrir los 100 premios de 20 millones de pesos y anunció la licitación de la compra del equipo médico con los recursos recaudados. “Les adelanto que cumplimos con la meta para obtener los premios. Eso está resuelto, de modo que se va a llevar a cabo la rifa el martes por la tarde-noche, a las 4:00 p.m. Va una comisión, la Secretaría de Gobernación, va el secretario de Hacienda y Crédito Público, de Salud, porque todo lo que se está obteniendo por la venta de boletos es para obtener los equipos de salud, equipos para hospitales. Una vez que se haga la rifa, la semana próxima vamos a presentar un informe del dinero obtenido y todo ese dinero será para comprar equipos médicos”. Además, anunció que se dará a conocer la licitación de la compra de los equipos médicos y va a ser una licitación pública de cómo se va a utilizar el dinero y cada equipo se va a poner una plaquita que diga: ‘Rifa del avión presidencial. Recursos obtenidos por la rifa del avión presidencial. Aportación del pueblo 2020’, para que el pueblo sepa que quedó su aportación”. “Sólo tener un billete es hacer historia. Se puede contar a nuestros hijos y nietos”, dijo López Obrador.