El INE aprueba 100 candidaturas para la dirigencia de Morena

sábado, 19 de septiembre de 2020 · 22:34
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó 100 candidaturas para la renovación de la dirigencia nacional de Morena. Entre los aspirantes a la presidencia que pasaron el filtro se encuentran, por orden alfabético, Mario Delgado Carrillo, Porfirio Muñoz Ledo, Yeidckol Polevnsky Gurwitz y Gibrán Ramírez Reyes, quienes se perfilan como los contendientes con más posibilidades de acceder al cargo.
Nota relacionada:
Se exacerba la batalla campal en Morena La Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE aprobó por unanimidad 47 aspirantes a la presidencia y 53 a la secretaría general. La presidenta de la Comisión, Claudia Zavala Pérez, detalló que conforme al principio de paridad de género deberán pasar a la encuesta abierta tres mujeres y tres hombres por cargo. Como Yeidckol Polevnsky, Hilda Mirna Díaz Caballero y Adriana Menéndez Romero fueron las únicas que se registraron para contender por la presidencia de Morena, pasan directamente a la encuesta abierta. Esto no ocurrirá en el caso de la secretaría general, porque para este puesto se aprobó el concurso de 16 mujeres. El INE precisó también que el levantamiento y procesamiento de la encuesta de reconocimiento se efectuará del 22 al 28 de septiembre. En este sondeo quedarán definidos los nombres de los tres contendientes varones a la presidencia, quienes junto con las tres mujeres ya definidas participarán en la encuesta abierta a realizarse del 2 al 8 de octubre. A su vez, vía la encuesta de reconocimiento quedarán definidos los tres hombres y tres mujeres que contenderán por la secretaría general. La presentación del informe de resultados a la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos y difusión de resultados se realizará el 10 de octubre. Y el registro de los nuevos dirigentes de Morena el 11 de octubre. Si el candidato ganador de la presidencia es hombre, la secretaría general deberá ser ocupada por la mujer que haya quedado en primer lugar de la encuesta; si por el contrario el cargo de presidente lo gana una mujer, la posición de secretario general deberá ser asignada al hombre mejor posicionado para ese cargo.