El peruano Guillermo Fernández nuevo representante de la ONU-DH México

lunes, 21 de septiembre de 2020 · 15:37
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de once meses de permanecer acéfala la representación en México de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), este lunes se dio a conocer el nombramiento del peruano Guillermo Fernández Maldonado como titular de esa oficina de la ONU. Fernández Maldonado sustituye en el cargo al checo Jan Jarab, luego de haber fungido como representante adjunto de la oficina de ONU-DH en Colombia, de octubre de 2014 a septiembre de 2020. De acuerdo con un comunicado de la ONU-DH, la trayectoria del peruano Fernández Maldonado en temas vinculados a derechos humanos y al derecho internacional se remontan a su labor como asesor legal en el Senado peruano del Comité de Relaciones Exteriores y de la Comisión especial sobre las causas de violencia y alternativas de pacificación en el país andino, entre 1982 y 1992. Abogado, maestro en administración pública y doctor en derecho, el nuevo representante en México ingresó al sistema de Naciones Unidas en 1992, cuando formó parte de la Comisión de la Verdad y en la Misión de Observadores de ONU en El Salvado (ONUSAL), hasta 1995, para luego ingresar en ese mismo año a la Misión de ONU para Guatemala (MINUGUA), donde tuvo distintos cargos de responsabilidad hasta 2003.
Nota relacionada: Jan Jarab concluye representación de la ONU-DH en México
Entre 2004 y 2007, el funcionario de la ONU se desempeñó como director de la Unidad de Derechos Humanos en la Misión de Naciones Unidas para Afganistán y entre 2007 y 2014 fue asesor en Derechos Humanos del Sistema de Naciones Unidas en Ecuador. El comunicado de la ONU-DH resaltó que la oficina “continuará brindado cooperación y asistencia técnica a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en los niveles estatal y federal; continuará dando seguimiento a la situación de derechos humanos, de manera objetiva, imparcial e independiente”. Agregó que continuará “fortaleciendo capacidades nacionales orientadas a la protección y promoción de los derechos humanos, promoviendo y apoyando técnicamente políticas públicas con enfoque de derechos humanos; impulsando y acompañando la elaboración y adopción de indicadores; contribuyendo a la creación y fortalecimiento de espacios de diálogo entre gobierno y sociedad civil”. Asimismo, la ONU-DH se comprometió a colaborar con México “para que las recomendaciones de los mecanismos de Naciones Unidas y organismos regionales para la protección y promoción de los derechos humanos sean implementadas”, a acompañar y apoyar a organizaciones civiles de derechos humanos y a continuar “contribuyendo con la defensa, promoción y difusión de los derechos humanos en todo el país”.