Se revisarán concesiones de playa dice el presidente

lunes, 21 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador retomó la compra de un rancho en Sinaloa, realizado durante el período de Felipe Calderón,  y que es inútil. A partir de la operación, celebrada durante la gestión de Fernando Gómez Mont al frente de Fonatur y que consideró una tranza, el titular del Poder Ejecutivo, anunció que se hará una revisión de las concesiones de playa existentes. “En ese tiempo, deciden comprar un rancho en Sinaloa, otra propiedad de Antonio Toledo Corro porque iban a llevar a cabo un desarrollo turístico por el que pagaron unos 100 millones de dólares por el terreno” relató el presidente.
Nota relacionada: “Otra transa” en el gobierno de Calderón: la compra de un rancho en 120 mdd 
El rancho de referencia fue propiedad del extinto exgobernador sinaloense Antonio Toledo Corro, quien se hizo de la propiedad en circunstancias señaladas en su tiempo por corrupción. Fue adquirido en el sexenio de Felipe Calderón , por unos 100 millones de dólares, y la tenencia del predio es injustificable, de acuerdo al mandatario, pues nada puede hacerse en ese lugar para actividades turísticas. López Obrador sostuvo que en sexenios pasados hubo muchos abusos en terrenos de playa, también en ventas de la federación. Puso como ejemplo, la enajenación de un predio cerca del aeropuerto de Cancún, a un costo ínfimo, de 70 pesos metro cuadrado. En marzo del año pasado el  mandatario reveló que en el sexenio de Felipe Calderón, Fonatur, la inmobiliaria gubernamental para el desarrollo turístico, compró el rancho de un exgobernador de Sinaloa por 120 millones de dólares que, hasta ahora, permanece sin utilizar.